Editor: Esdras Mendoza Rios

Entradas etiquetadas como ‘matrimonio’

El dinero

Tomado de 20 Enemigos Del Matrimonio – Rodolfo Loyola

Si bien es cierto que el dinero es necesario y puede ser de gran ayuda para la estabilidad de la pareja, no obstante, las estadísticas demuestran que un considerable número de matrimonios sucumben por causa del dinero, o la encontrada opinión de los cónyuges de su uso. Generalmente la mujer tiene un sentido de la economía bastante diferente al del hombre.

Las tarjetas de crédito lo han demostrado. Muchos maridos, para poder salir a flote, han terminado rompiendo dichas tarjetas, que si bien es cierto que son muy prácticas en la era tecnológica que vivimos, suelen ser una tentación y una trampa para quien los números no significan mucho.

Se cuenta de una humilde persona, que tenía ganas de tener un talonario de cheques. Un amigo le aconsejó que depositara una pequeña cantidad en un banco, y que eso le daría derecho a tener un talonario. Así lo hizo y recibió su “flamante chequera”, al mismo (más…)

La brutalidad

Tomado de 20 Enemigos Del Matrimonio – Rodolfo Loyola

Brutalidad es derivada de bruto. Esta palabra procede del latín: brutus, que significa estúpido.

En un diccionario escolar dice: BRUTALIDAD. Calidad de bruto, fig. Acción torpe, grosera y cruel.

Es muy curioso que una persona puede conducirse con brutalidad a pesar de ser instruida. He conocido profesionales que tienen problemas de relación con sus clientes, amigos y familiares, por simple brutalidad. La brutalidad en el matrimonio se puede manifestar de diversas maneras: Con relación a los hijos, con relación a la familia del cónyuge, con relación al Señor, etc.

El bruto hiere y no se da cuenta o le importa poco. Generalmente su sentido del humor es (más…)

El Egoismo

Tomado de 20 Enemigos Del Matrimonio – Rodolfo Loyola

Dice un diccionario moderno: “Egoísmo (del latín ego, yo). Inmoderado amor que uno se tiene a sí mismo y que le hace buscar siempre el bien propio, sin cuidarse de los demás. Y pone como contrario el altruismo”.

Es muy difícil para una persona comprender y aceptar que es egoísta, a causa de ese mismo defecto.

Con el egoísmo hay que tratar desde la niñez, si se descubre en los hijos pequeños. Todo ser humano tiene tendencias egoístas, pero que pueden ser controladas y atenuadas por la satisfacción que produce la práctica del amor. Hay más probabilidades de que un hijo único sea egoísta, pues se ha criado sin compartir nada con nadie y los padres están volcados sobre él.

Aunque el diccionario dice que lo contrario de egoísmo es el altruismo, pienso que, de acuerdo con la Biblia, el egoísmo es el amor al revés.

Una de las cosas que más me convenció del Evangelio fue el énfasis en la enseñanza y en la práctica del amor. De hecho, yo tenía unos tíos por parte de padre que hacían sufrir mucho a sus buenas esposas y todo por un marcado egoísmo de ellos. Recuerdo que alguna vez venían ellas a casa llorando a contar sus penas a mi madre. Se comentaba entre familia que los Loyola, de mayores eran insoportables, que tenían alma de mayorales de esclavos. Y en mi adolescencia me preguntaba: “¿Tendré que ser yo como ellos? ¿Haré de mi mujer una sirvienta esclava?” Pero cuando Cristo vino a mi vida, enseguida supe que no iba a ser así. Cuando escribo estas líneas he pasado de los cincuenta, y cada día amo más a mi mujer y trato de ser más considerado con ella.

Algunas veces, en talleres mecánicos, en viajes, he oído a jóvenes hablar sobre el matrimonio. Les he preguntado: “¿Para qué piensas casarte?” En un porcentaje muy alto me contestan que necesitan una mujer que les sirva, que les sacie el apetito sexual y cosas por el estilo. De verdad, esto me produce mucha pena. La mujer objeto parecería estar eliminada del siglo XX, pero abunda donde menos debe existir: en el matrimonio.

La otra cara de la moneda es la mujer que aspira y llega a compartir su vida con un hombre útil. A lo que se llama comúnmente amor por interés, o matrimonio por conveniencia.

Muchas veces al aconsejar a un matrimonio que pide ayuda, encuentro, al escucharles, que cada uno, o una de las dos parten desde sus egoísmos para acusar al otro. Recuerdo a una chica cristiana que me consultó, porque tenía dudas respecto a casarse con el novio que tenía porque —decía ella— era muy tacaño, y temía que iban a tener problemas por causa del dinero. Ella tenía un buen trabajo y ganaba bastante. Comencé a preguntarle en qué forma gastaba ella su propio dinero. Me respondió alegremente: “Me lo gasto casi todo en ropas buenas y modernas, en zapatos, perfumes, prendas, etc.” Ahondando un poco más, descubrí que su novio daba sus diezmos y ofrendas a la iglesia y que ella ni eso hacía. En resumen, ella gastaba lo suyo con facilidad, pero únicamente en ella misma. Es probable que tachara de tacaño a su novio, porque no se extremaba en regalos para ella, en llevarla a buenos restaurantes, etc.

Con mucha paciencia y cuidado le mostré su egoísmo, retándola a que comenzara a invertir su dinero en algo que no fuera ella misma, esto por algún tiempo, como un ejercicio práctico, para encontrar la satisfacción del amor. Más tarde me confesó que le había hecho mucho bien y que seguía aprendiendo en otras áreas de su vida, donde el egoísmo la tenía ciega.

La primera condición que Jesús pone a un discípulo para que le siga es: “Niéguese a sí mismo”. El Maestro sabía muy bien que era difícil hacer solidaria a una persona egoísta. Conocer bien el carácter de Cristo es una ventaja para combatir a este enemigo del matrimonio: El Egoísmo.

El apóstol Pablo da una buena receta para los egoístas, y la da dentro del marco matrimonial: “Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a SI MISMO SE AMA” (Efesios 5:28).

Aunque el diccionario dice que lo contrario de egoísmo es el altruismo, pienso que, de acuerdo con la Biblia, el egoísmo es el amor al revés.

Exclusividad del matrimonio – Adolescentes IV

Sesión 4 – Exclusividad del matrimonio

 Trabajo grupal previo:

¿Es posible y actual esperar hasta el matrimonio para mantener una relación sexual?

¿A qué llamarían sexo seguro?

¿Cuáles son algunos de los problemas de mantener sexo fuera del matrimonio?

 Puesta en común

Permitir el diálogo respecto a lo que los no cristianos consideran “sexo seguro”, y cuál es la opinión de los mismos respecto a quienes deciden esperar hasta el matrimonio para la iniciación sexual.

Desarrollo

Ser adolescentes en estos tiempos postmodernos no es para nada fácil, ya que tienen que enfrentarse con una cantidad de conductas que son consideradas buenas para la sociedad, pero que no lo son para ellos en particular

  1. Constante incitación al sexo. Además de lo que pueden hacer los medios masivos de comunicación incitando a las relaciones sexuales, el adolescente sufre la presión de sus pares. Es muy común, en rondas de adolescentes, escuchar a alguno de ellos comentando sobre sus conquistas sexuales (aunque éstas sean mentiras), que lo hacen parecer ante sus oyentes como “un super macho”. Quien aún no ha tenido su “primera vez” suele ser considerado como raro. Las personas “vírgenes” son víctimas de todo tipo de burla. (más…)

Nube de etiquetas