¡Viaja inteligentemente!

Entradas etiquetadas como ‘leprosos’

Porque he de proclamar salvación

ESCENA 1.- Dentro de la ciudad de Samaria

El ejército Sirio acampa en las proximidades de Samaria. No se puede entrar ni salir; las cosechas de los campos alrededor ya se han perdido; adentro reina la desesperación, la incertidumbre, el miedo; el precio del alimento está por las nubes; el canibalismo se hace una alternativa.  La ciudad está sitiada y el rey adentro no puede defenderse, ni tiene un aliado poderoso que venga a socorrerlo.

ESCENA 2.- En el campamento Sirio

Los Sirios esperan con paciencia que la ciudad se rinda para ellos tomársela y ponerle precio a su “libertad.” Un día, entre oscuro y claro, mientras todo se ve tranquilo desde lejos, se oye lo que parece ser un gran ejército acercándose; el ejército acampado concluye que Israel ha contratado los servicios militares de los hititas o los egipcios y vienen al ataque. En minutos los papeles se invierten y ahora los que se llenan de miedo son los sirios. Saben que no pueden enfrentar semejantes ejércitos. No les queda otra opción que huir, y de qué manera. No tienen tiempo para salvar nada y salen en estampida a la velocidad del susto. Es peligroso mirar hacia atrás y su propia polvareda lo hace inútil.

Pero si hubieran mirado, esto es lo que hubieran visto: cuatro harapientos, malolientes y desnutridos leprosos acercándose al campamento. ¡Qué escena!

Los Sirios habían salido despavoridos al mismo tiempo en que los cuatro leprosos en la puerta de Samaria decidían ir al campamento del ejército enemigo para ver si de algún modo podían salvar sus vidas. Pero, para su sorpresa, no encuentran ningún ejército, sino un campamento abandonado y lleno de provisiones. Una vez establecido que el campamento Sirio ha sido abandonado, los leprosos actúan tan rápido como sus frágiles cuerpos se lo permiten; así sugiere la seguidilla de verbos,  en total diez verbos en diecisiete palabras “crean el efecto de un arrebato de saqueo.” ¡Qué festín el que se dieron! Encuentran lo que nunca habían visto ni comido, en cantidades superiores a la capacidad de sus estómagos. Y como si eso fuera poco, hay ropa y todo gratis. (más…)

Anuncios

Nube de etiquetas