Editor: Esdras Mendoza Rios

Entradas etiquetadas como ‘parabola’

Parabola “El Amigo inoportuno” Clase II

Aceptar que la petición se “traduzca”

“Cualquier cosa que pidáis en mi nombre os la concederé, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Os concederé todo lo que pidáis en mi nombre”
Juan 14:13-14

La expresión “en mi nombre” tiene distintos matices. Aquí su significado podría corresponder a “en unión conmigo, unidos a mí, en comunión conmigo”. La referencia puede ser también -como en Juan 1: 51-la escalera de Jacob. El cielo permanecerá abierto y no se interrumpirá ya la comunicación entre Dios y los hombres, y el “lugar” de tal comunicación es Jesús.

Hay que subrayar que todos los verbos están en plural, por tanto se trata de la oración de la comunidad. El contenido de la oración son los intereses de la comunidad. Y se podría añadir: también las exigencias de un solo individuo que toda la comunidad ha hecho suyas.

Pero pedir “en su nombre” significa también “en su espíritu”. Se trata de permitir que él preste su espíritu a nuestras peticiones, las traduzca según sus intenciones. Entonces la petición la realiza él. Es necesario desaparecer, remitirse a él, dejar que él entienda e interprete nuestras peticiones mejor de lo que podemos comprender nosotros. De esta manera, su cumplimiento nunca será el que nosotros hemos establecido, pretendido y esperado. A veces responderá a nuestras intenciones, pero con mucha frecuencia será “totalmente distinto”, irreconocible comparado con nuestras expectativas.

Por eso, pedir en el nombre del Hijo significa ser escuchados en su nombre ¡y a su manera! La respuesta de Dios es segura, infalible. Y es más grande que lo que hemos pedido, aunque aparentemente no hayamos obtenido lo que solicitamos y nuestros deseos hayan quedado desatendidos.

Mi yugo es fácil y ligera mi carga

Además, hemos de tener en cuenta que existen dos tipos de intervención. Dios podría hacer desaparecer milagrosamente los obstáculos que interceptan nuestro camino, las dificultades que nos oprimen, las cosas desagradables que nos molestan, la cruz que magulla nuestra espalda. O puede dejar las cosas como están (al menos, aparentemente). Pero él se pone en camino con nosotros, dispuesto a afrontar con nosotros nuestra aventura, a compartir los mismos riesgos, las mismas molestias. Dios prefiere este segundo tipo de intervención. (más…)

Anuncios

El Buen Samaritano…Primera Clase

Saludos…les comparto La Parábola “El Buen Samaritano”, tema: El reino de Dios a través de las parábolas de Jesús.

Enlaces relacionados…

El Buen Samaritano – Clase No. 2

El Buen Samaritano – Ultima Clase

Esta es la segunda parábola que estamos estudiando, la primera fue los dos deudores, la intención es conocer y ejercitar la vida del reino de Dios.

 

El experto

 “Se levantó entonces un maestro de la ley y le dijo para tenderle una trampa…”

Es la vieja religión la que habla por boca de este súper experto. Es la vieja teología que plantea su discurso únicamente desde el plano teórico. Pero Jesús no se deja enredar en un debate académico. Jesús no entra en un debate teórico, aunque él lo puede hacer pues el mismo es la sabiduría de Dios. No presenta una tesis, sino un hecho concreto. Y obliga al interlocutor a hacer las cuentas con los hechos. Le obliga no a elegir una teoría, sino una actitud práctica. Al final no le pregunta: “¿Has entendido bien?”. Ni tampoco le recomienda: “¡preocúpate de no olvidar esta lección!”. Le impone tajantemente: “Vete y haz tú lo mismo” o “Ve a hacer lo mismo”.

(más…)

Nube de etiquetas