Editor: Esdras Mendoza Rios

Entradas etiquetadas como ‘pacto’

Antiguo y Nuevo Pacto

nuevo-pactoDESIERTO DE SINAÍ

“Salieron de Refidim y acamparon en el desierto de Sinaí”. Números 33:15

El núcleo de la revelación del Antiguo Pacto

Estamos llegando a una de las más importantes estaciones, que es el desierto de Sinaí, que podríamos decir que es como el núcleo de la revelación del Antiguo Pacto y de la tipología. Prácticamente lo que se dio en el desierto de Sinaí no fue una pasada de largo. Lo que se dio en Sinaí no fue como pasar por Alús o como pasar por Dofca, los lugares anteriores; lo que se dio en el desierto de Sinaí, es realmente algo muy profundo.

Vamos al libro de los Números, capítulo 33, versículo 15. Allí dice: “Salieron de Refidim y acamparon en el desierto de Sinaí”. Antes de pasar a los pasajes correspondientes a esta etapa que están en Éxodo, Levítico y Números, vamos a la epístola de Pablo a los Gálatas para que allí podamos mirar lo que representaba Sinaí para Pablo, lógicamente por enseñanza del Espíritu Santo, y lo que representa también para nosotros los cristianos. No vamos a leer Sinaí solamente desde el Antiguo Testamento, sino que vamos a leer Sinaí desde el Nuevo Testamento. Leemos, pues, Gálatas, capítulo 4, desde el versículo 21 dice Pablo a las iglesias de Galacia: 21Decidme, los que queréis estar bajo la ley; ¿no habéis oído la ley? 22Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre. 23Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa”.

Este último es el que nació de Sara, que era la esposa legítima, fue el que (más…)

Anuncios

Deuteronomio. – Introducción al Libro

En ningún otro libro de la Biblia se pueden hallar tales ejemplos y tal modelo de servicios religiosos como los que se hallan en Deuteronomio. En un sentido primario Deuteronomio es la última división del Pentateuco. El Pentateuco debe considerarse como un sólo libro, cada división precedente demanda todas las subsecuentes, y cada subsiguiente presupone todos los precedentes. La unidad del Pentateuco es manifiesta.

En su forma literaria Deuteronomio es muy distinto de todas las divisiones precedentes. Génesis es en lo general narrativo: Éxodo es narrativo y legislativo; Levítico es legislativo; Números es generalmente narrativo; pero Deuteronomio consiste del todo de narraciones y poemas, y en todas partes es expositivo y oratorio.

En los otros libros del Pentateuco tuvimos los historiadores y los legisladores. Pero aquí tenemos el profeta, el orador y el poeta, y este hecho es suficiente para dar cuenta de la diferencia en estilo y método e influye mucho en la interpretación.

Consideremos ahora el título de este libro. Tiene cuatro títulos judaicos:

Primero, en el canon hebreo se encuentra el nombre “Debarim.” En la Biblia Judía esto encabeza el libro de Deuteronomio. Significa sencillamente “Las Palabras,” o “Estas son las Palabras.”

Segundo nombre judío es “El quinto de los quintos de la Ley,” esto es, la quinta parte de las cinco divisiones de la ley.

Tercero es “El libro de Reprensiones,” por tantas amonestaciones que hay en él.

Cuarto nombre dado por ciertos Rabíes es, “La reiteración de la ley.”

Estos son los cuatro nombres judaicos aplicados al libro de Deuteronomio.

El griego, la Versión de los Setenta y otras versiones griegas adoptan el cuarto título judaico, llamado el libro “Deuteronomion” o “La segunda promulgación de la ley.” La Vulgata Latina” meramente latiniza el griego, de modo que tenemos “Deuteronomium.” Las versiones inglesas meramente transliteran el griego y el latín de modo que tenemos “Deuteronomy.” Y en español Deuternonomio.

De modo que el nombre de este libro como lo tenemos ahora vino del cuarto nombre judaico, “Reiteración de la ley.” Y se supone que derivaron el nombre de una parte del verso 18, del capítulo 17. Este nombre Deuteronomio es hasta cierto punto equivocado, porque el libro no recapitula toda la ley precedente: omite muchas secciones importantes, y aumenta la ley previa por estatutos suplementarios y necesarios; por eso el llamarlo “Una segunda promulgación de la ley” es una equivocación. El orador, al mismo tiempo que reconoce toda la ley e historia previas como base de sus exhortaciones, sencillamente recita de aquella ley e historia lo que conviene a sus propósitos, y entonces promulga la legislación adicional que era necesaria para los futuros habitantes de la tierra prometida, todo esto para que sirviera como base de exhortación y profecía.

“El libro del Pacto,” esto es del capítulo 19 de Éxodo hasta el 23, el Pacto de Sinaí, vemos que este pacto estaba dividido en tres partes distintas; En primer lugar, El Decálogo o las diez palabras de la ley moral: Segundo, los estatutos civiles y criminales que son necesarios para la vida nacional; tercero, al Altar, o la manera de acercarse a Dios. (más…)

No abandonar el templo: Un Pacto.

Ninguna expresión de arrepentimiento tiene valor si no se hacen cambios en la vida y la conducta. Pedir perdón por los pecados es útil si uno después abandona esos pecados.  Por eso Juan el Bautista reclamó de los que se bautizaban “obras dignas de arrepentimiento”. Para progresar en la vida cristiana tenemos que hacer cosas prácticas que demuestren que estamos decididos a lograr un futuro mejor.

 

Nehemías y su comunidad se arrepintieron y resolvieron no abandonar la Casa de Dios ¿qué podemos hacer personalmente y como grupo para no abandonar nuestro templo?

 

Nehemías 9:38, 10:29-39

 

Significa que asumieron el compromiso de contribuir o de obligarse a sí mismos a colaborar con una ofrenda especial cada año para algunos gastos específicos “para la obra de la casa de nuestro Dios”:

 

(1) Para el pan de la proposición

(2) para el holocausto que todos los días se quemaba

(3) para los gastos de los sábados y diversas fiestas

(4) para las cosas santificadas

(5) para otras ofrendas y servicios.

 

En pocas palabras, ellos asumieron el compromiso que el servicio en el templo funcione todos los días del año.

 

Además se comprometieron a

 

(1) Traer leña y para esto hicieron un sorteo para determinar en qué fecha del año le tocaba a cada grupo familiar esta tarea “Echamos también suertes…acerca de la ofrenda de la leña”

(2) Se comprometieron cada uno a traer las primicias cada año “de nuestra tierra…de todo árbol.

(3) Traerían también los primeros que nazcan de sus hijos y de todo su ganado.

(4) Traerían lo mejor de sus cereales (masas o primicias de harina)

(5) Además, las primicias de las ofrendas, de frutos, de vino y aceite para los aposentos o cámaras del templo

(6) Se comprometieron a diezmar para los levitas “y el diezmo de nuestra tierra para los levitas

(7) Y los levitas llevarían el diezmo del diezmo a las cámaras del tesoro, que sustentarían a los sacerdotes, porteros y cantores.

 

Al concluir el capítulo, Nehemías resume el propósito de todo esto diciendo:

 

“y no abandonaremos la casa de nuestro Dios”

Nube de etiquetas