Editor: Esdras Mendoza Rios

Entradas etiquetadas como ‘humildad’

Imagen

Orgullo. Oración.

orgulloyoracion

La ley para el soberbio…

La ley para el soberbio y la
gracia para el humilde.

 

(Gal 3.24) La Ley es un “ayo” (ayudante, educador) para llevar al pecador a la salvación -la justificación -por la fe en Cristo.

i. (Rom 3.19-20) Dios nos ha dado la Ley para llevar al “soberbio” (al hombre arrogante, Orgulloso, altivo) a la cruz. La Ley hace entender su Condenación bajo el justo juicio de Dios. Por lo tanto, la Ley es para el soberbio.

ii. (Rom 5.20) Sin embargo, la Ley no salva a nadie; sólo lo deja deseando la salvación. Así que, cuando por la Ley el pecado abunda (cuando el soberbio ya no es tan soberbio sino humilde y temeroso de Dios y el juicio), la gracia de Dios puede sobreabundar para su salvación. Por lo tanto, la gracia es para el humilde.

La Ley para el soberbio (Cierra su boca y abre sus ojos)

Cuando estamos conversando con alguien “soberbio” (cuando no hay humildad, no hay
arrepentimiento), hemos de enseñarle la Ley.

Pero, una vez que vemos que la Ley ha hecho su trabajo—una vez que vemos un poco de
preocupación en el pecador por su condición delante de Dios—podemos hablarle de
la gracia de Dios para su salvación.

Jesús utilizaba la ley para los soberbios que querían justificarse a sí mismos:

(Luc 18.18-21) Este joven creía que nunca había violado los mandamientos que Cristo le citó. Era “soberbio”

(Luc 18.22-23) Así que, usando la esencia de los primeros dos mandamientos (“No tendrás dioses ajenos delante de Mí” y “No te harás imagen ni ninguna semejanza”), Jesús descubrió el pecado “mascota” del joven. Su dinero había llegado a ser un ídolo para él. Era culpable de amar al dinero más que a Dios. (más…)

Nube de etiquetas