Editor: Esdras Mendoza Rios

Entradas etiquetadas como ‘temor’

Imagen

Sin temor

sintemor

Anuncios

Amar a Dios

Amar a Dios. (Basado en Génesis 39: 1-9)

Hoy quiero hablarles de algo que me ha tocado en mi propia vida. Es una evaluación a mi propia espiritualidad y que es lo que me hace estar cerca de Dios. ¿Por qué en tiempos de dificultad se genera en los creyentes por un lado duda, miedo e incredulidad? Y por otro lado en otros lo único que tienen son ¨slogans” vitamínicos para generar falsas expectativas en las dificultades. ¿Qué nos ha pasado? O mejor dicho ¿Qué me ha pasado? Y esto es lo que he descubierto. Quizás no sea su experiencia (aunque lo dudo) pero me ha retado.

Tiene que ver totalmente con los religiosos, o si tú prefieres, con la idea religiosa de Dios, aquello a lo que Saramago llamó “factor Dios” (la manera en como Dios es percibido, creído, tratado por los que creen). La religión, en el sentido del “factor Dios”, de hecho, es un escondrijo para gente mediocre,  cobarde e infantil. No son pocos los que se apegan al “factor Dios’ en busca de consuelo para su infelicidad existencial y sobreviven del sueño del paraíso post mortem, entregando la historia a los oportunistas. Muchas personas buscan en Dios al padre que nunca tuvieron o que quisieran haber tenido, quiero decir, aquel protector y proveedor incondicional a quien correr cuando la vida se pone de cuadritos. Hay otros que se amparan en Dios huyendo exactamente de la posibilidad de encarar los problemas de la vida, en rechazo de asumirla responsablemente.

Y aunque no culpo a estos hermanos en Cristo (Ya que ellos son el reflejo de todas las predicaciones y enseñanzas mal orientadas) pero me avergüenzo que el mundo evangélico (¿Quizás también el Católico?) está plagado de este tipo de “Deísmo” o “espiritualidad”. ¿Qué es lo que hace que un pueblo se afilie con la religión y la caricatura de Dios en lugar con el Dios verdadero? ¿Será que debemos empezar a hablar de otro Dios, diferente al que se habla hoy? ¿Y por qué “otro Dios”? Porque un Dios que genera allegados, infantiles y cobardes no es Dios (con mayúsculas) , es un dios(con minúsculas). Un Dios “de espaldas amplias”, responsabilizado de todas las heridas de la vida, demandado a solucionar rápidamente la incomodidad de sus fieles, no es Dios, sino un dios, un ídolo.

La Biblia dice que “El que tiene oídos oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias”.

La vida cristiana, la vida del hombre tiene un solo significado, escuche, Dios te está hablando a ti hoy, tu vida tiene un significado, un propósito, un deber, uno solo: “Amar a Dios sobre todas las cosas” (más…)

Nube de etiquetas