Editor: Esdras Mendoza Rios

Entradas etiquetadas como ‘elias’

Diferentes…

survival-zombi-equipos-superviviente

¿Te sientes como el único humano entra miles de zombis? Es por que eres diferente a todos los demás, que por cierto, intentaran morderte para hacerte uno de ellos. ¡No lo permitas!

Te perseguirán pero siempre escaparás. No bien sales de un acoso o crítica y ya hay otras tantas haciendo fila para atacarte una tras otra. ¡No desmayes, Dios estará contigo a donde quiera que vayas!

Nada más déjame decirte que, no eres el único. Lo mismo pensaba Elías y Dios le dijo: “Pero debes saber que siete mil personas no se arrodillaron delante de Baal ni lo besaron…” 1 Reyes 19:18 (TLA) – EMR

Elías, un hombre común

 

10968426_10203844001714469_8949386514378342959_nEn la búsqueda de edificar una poderosa y efectiva vida de oración, ayuda mucho y es sabio ver los ejemplos de la gente que modelaron ese tipo de vida de oración. Existen muchos ejemplos en la Palabra,  sólo que ahora, vamos a ver por un momento a Elías.

 

Aquí tenemos a un verdadero guerrero de la oración, un hombre que entendió el aspecto de escuchar en oración. En 1 Reyes, leemos que invocó fuego del cielo, resucitó al hijo de la viuda, e hizo todo tipo de milagros. Santiago nos dice que cuando Elías oró para que la lluvia se detuviera, no llovió por tres años y medio. Después oró para que lloviera-¡y sucedió! Es difícil identificarse con Elías. Sus hazañas fueron tan increíbles, nos lo imaginamos como a alguien fuera del alcance de la gente ordinaria. Parece mucho más que un común seguidor de Dios. Pero Santiago 5:17 nos dice que “Elías era un hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras.” En otras palabras, era como tú y como yo-de pasiones semejantes. Elías sabía lo que era tener miedo. Estar desanimado. Conocía las emociones y debilidades que experimentamos. Y cuando leemos que Dios lo usó poderosamente, a pesar de su flaqueza humana, sabemos que Dios puede usarnos también.

 

Elías puede enseñarnos mucho con respecto a la oración. Su historia confirma que la oración no es, y nunca debe ser, un monólogo. En lugar, la oración es realmente un diálogo-una conversación con Dios.

 

En 1 Reyes 17:1, Elías abordó al Rey Acab y dijo, “vive Jehová Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra.”

Lo que Elías estaba diciendo era, “voy a (más…)

Nube de etiquetas