¡Viaja inteligentemente!

Entradas etiquetadas como ‘humillarse’

Si se humillare mi pueblo…

“Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanará su tierra” (2 Crónicas 7.14).

 

El contexto es la oración. El templo que había sido construido por Salomón, estaba
siendo inaugurado. Este fue uno de los grandes días de la historia de Israel. Salomón pronunció la oración del templo en 2 Crónicas 6. ¡Dios escuchó y aceptó esa oración!. La respuesta de Dios se encuentra en el capítulo 7. Este es el contexto del texto que estamos estudiando. Léalo… conózcalo. Este texto revela la filosofía bíblica de la oración. En realidad, en 2 Crónicas 7.14 se encierra todo sobre la oración, en sólo un versículo.

Es importante la forma en la adoración y en la oración. Es algo que básicamente se ha abandonado hoy día. La oración tiene forma. Salomón había llamado a los ancianos, y a los sacerdotes de todas las tribus, para que estuvieran presentes en la inauguración del templo. Todo lo necesario estaba en su lugar correspondiente. El día se había declarado santo. La forma tiene el lugar que le corresponde. Dios es un Dios de orden. Israel estaba unido y en paz.

“Si… mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado,..”. La oración es un privilegio único de los hijos de Dios. Puede que haya excepciones en las que Dios escuche a los pecadores (Hechos 10:4) —pero ello no es la regla.’ La oración es para su familia. Esto es algo que a menudo se ignora cuando estudiamos la oración “en el nombre de Jesús”. Dios escucha y responde las oraciones de sus hijos. El texto bajo estudio se da en Jerusalén, en el templo de Dios. La nación se había reunido para adorar a Dios. Este es el
suelo en el que la oración florece. (más…)

Anuncios

Nube de etiquetas