Editor: Esdras Mendoza Rios

Entradas etiquetadas como ‘feliz’

Para ti…Hija de Dios.

 

Tú eres especial independientemente si te lo digo yo o el resto del mundo. Aún si nadie nunca te lo hiciera saber o sentir, sigues siendo especial y nunca dejarás de serlo. No existe nada que pueda opacar las cualidades maravillosas que te distinguen. Y no eres especial por lo mucho o poco que poseas. Tampoco te hace mejor que nadie el que seas físicamente más o menos atractiva que otras personas. No eres más o menos valiosa por el hecho de ser popular y conocida ante un grupo de personas o del mundo entero.

¡Eres especial! No necesitas comprobarle a nadie nada. Dios depositó una luz sobre ti, un fulgor que ilumina a aquellos que dejan que tus rayos reposen sobre ellos. Pero más aún un gran Artista te diseñó de una manera como a ningun otro ser, no te clonaron, sino definitivamente eres única, asi, sin mas nada, simplemente tú, exclusivamente diferente. Tienes gracia porque Dios habita en ti, Él vive en el centro de tu corazón. Tú le proporcionas un gozo único cuando vives plena, libre de todo resentimiento o resignación, eres bien amada y así le gusta al que te diseño que vivas tu vida, no dejando que los demás te definan sino permitiéndote descubrir por ti misma el diseño máximo que Dios hizo en ti. Los juicios críticos son sólo eso, juicios y no lo que tú eres realmente.

Debes aprender que mientras estés en este mundo, encontrarás personas de todo tipo. Algunas te aceptaran y otras no. Muchas vivirán comparándote, mirando a ver en qué lugar tropezarás o caerás. Pero también habrá otras dispuestas a socorrerte y ayudarte a levantar. Pero si aún así, no existiera nadie, y atravesarás alguna vez el desierto, Dios seguirá dándote fuerzas y no desmerecerá tu valor.

No es la cuna donde naciste lo que te hace ser mejor. Tampoco si te desvivieras amando, haciendo el bien y compartiendo, lograrías ser superior a otros. Porque finalmente, cada persona en este mundo tiene su huella, su grandeza, su autenticidad, su valor, su forma de ser especial y llenar el mundo con su presencia.

Así que la próxima ocasión que las dudas quieran irrumpir en tu mente, recuerda el propósito hermoso por el cual Dios te colocó en esta Tierra. Concéntrate, trata de descubrir todo lo hermoso que Dios ha puesto en ti. No dejes que tu vida sea inconstante, parecida a una hoja que lleva el viento por todas partes de la forma que quiere. No permitas que las opiniones de personas que no te conocen ni saben realmente quién eres, marquen el ritmo de tu corazón y hasta de tu propia vida. No seas volátil ante la crítica, ¡conócete! A esto se le llama identidad, identidad que Dios te ha dado como su hija. Porque si vives a la expectativa o espera de lo que otros puedan pensar y decir de ti; no actuarás realmente como quieres o más aún como eres. Porque si actúas dependiendo de los demás, queriéndolos impresionar o complacer y tratando de obviar lo que tú sientes por dentro, no podrás ser feliz. Y lo que es peor aún, irás poco a poco (casi sin percatarte), perdiendo la esencia y el brillo de lo que hoy día te hace única, especial y diferente.
.
¡Vive plena! ¡vive feliz! ¡Disfruta la vida!

Leyes

Dia_Sin_Automovil-2

Y de repente, el caos, todo empieza a ponerse feo, los carros de adelante no avanzan, se oyen los pitidos desesperados de muchos, palabras obscenas, veo mi reloj y estoy seguro que llegaré tarde a mi destino al igual que muchos el día de hoy. Me pregunto ¿Por qué ponen tantos semáforos? ¿Por qué tardan tanto en cambiar de color? ¿Por que varias vertientes desembocan en esta avenida?

Veo como muchos no respetan la luz verde que me da paso, y se pasan con el alto encima, molesto yo también les tocó el claxon en señal de disgusto. ¡Como pueden hacer esto! ¿Dónde están los agentes cuando se les necesita?

Esta misma pregunta me hace notar que nadie esta vigilando e intento cruzar una luz roja para avanzar pero solo consigo quedar varado a mitad de la calle, cuando les da el verde a los demás no pueden pasar porque estoy atravesado, me tocan el claxon y algunos me gritan, yo también colaboré con el desorden y lo peor es que no avancé mucho.

Después de mucho rato, logro llegar al punto donde puedo ver el motivo del congestionamiento, hay una manifestación que avanza y tapa varios carriles de una avenida principal. Tienen derecho a manifestarse, si, pero deberían hacerlo sin afectar a los demás. ¿Por qué no ponen orden las autoridades? me doy cuenta que hace un momento despotricaba contra ellas al quejarme de tantos semáforos y ahora quiero hacer uso de ellas para que quiten el estorbo. Actuamos según nos convenga. Hace un rato hasta infringí una ley que me indicaba no pasar.

Me doy cuenta de que si todos respetáramos las leyes, nuestra vida sería mucho mejor, al menos en el transito por la ciudad, esta sería más fluida, y al final seriamos felices.

Lo mismo sucede con las leyes divinas, no están para hacernos la vida pesada con cargas, aunque algunos la ven de esa manera, sino su fin es hacernos más felices. Bienaventurados nos llama la Palabra si hacemos esto o aquello, si actuamos de esta o de esta otra manera, todo lo ha dispuesto Dios para que podamos vivir en armonía unos con otros. Y no nos ha puesto como jueces, que estemos criticando y condenando a los demás porque a nuestro parecer no respetaron cierto punto de la ley, que aunque sea uno muy pequeño, es parte de toda la ley, para eso ya se ha establecido lo que le sucederá a quienes lo hagan, cada uno tiene que dar cuenta de sus propios actos, así que limitémonos a vivir felizmente procurando no pasar por alto algún principio de vital importancia.

El Espíritu Santo, nos lleva a ver en la ley de Dios cuando estamos actuando mal para corregirnos, cuando lo estamos haciendo bien para animarnos, y lo mejor, pone en nosotros ese deseo de observar atenta y respetuosamente las indicaciones del Eterno plasmados en su Palabra. Él pone el deseo en nuestros corazones y espera que lo obedezcamos, pero somos nosotros quien decidimos actuar de manera favorable y obtener los beneficios implícitos o desobedecer y obtener también las consecuencias establecidas por nuestros actos de rebeldía, respaldado únicamente con la habilidad para decidir (llámese libre albedrío) pero sin sabiduría.

¿Quieres ser feliz? Respeta y obedece las instrucciones de Dios.
¿Quieres que todos seamos felices? Promueve el respeto y obediencia a las instrucciones de Dios.

Imagen

Salmo 16:8 y 9

Salmo16

Imagen

Contentamiento

fil411

En busca de la verdadera felicidad

Sedllenos

“No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes sed llenos del Espíritu Santo.” – Efesios 5:18

 

La vida cristiana es una vida feliz; es una vida llena de alegría. ¿Por qué recurre aquel pobre tipo a la bebida? Porque se siente miserable. Desea estar feliz; pero está triste. Al pensar en la vida se agranda su tristeza. Se fija en otras personas y las ve tan tristes como él mismo; sin embargo, lo único que él desea es estar feliz. Por eso recurre al vicio, cualquiera que este sea. Está en busca de alegría, está en busca de felicidad.

 

“¿También estás en busca de felicidad y alegría?” dice Pablo. Muy bien, si es así, ‘sed llenos del Espíritu Santo’.

¿Has pensado que esta vida cristiana es aburrida e insípida? En ese caso estás totalmente equivocado en tu concepto.

“Pero”, dice, “esa es la impresión que me da la gente cristiana”. Tanto peor para ellos. Dios tenga misericordia de nosotros si alguna vez hemos representado esta vida como aburrida e insípida. Vuelvo a decir, la vida cristiana es una vida emocionante, es feliz y  llena de regocijo.

Escuche al Antiguo Testamento: “El gozo del Señor es vuestra fortaleza”. Escuche al apóstol escribiendo a los filipenses, “Regocijaos en el Señor siempre; otra vez digo: regocijaos” (Filipenses 4:4).

En estos grandes términos se vive la vida y la fe cristiana.

Imagen

¡Feliz, muy feliz!

salmoifelizmuyfeliz

Nube de etiquetas