Editor: Esdras Mendoza Rios

Entradas etiquetadas como ‘tuercen’

Una mezcla peligrosa 2

INCONSTANTES.

En la entrada anterior (Una Mezcla Peligrosa) analizamos a los que sin querer instruirse y más aun sin estar llenos del Espíritu Santo, se acercan a las Escrituras para interpretarla, los llamados “indoctos”  quienes suman a su ignorancia la falta de constancia, dando como resultado que  “tuercen” las Escrituras

La inestabilidad. La palabra indoctos viene del vocablo griego “amathes” (ἀμαθεῖς), que literalmente es: “sin aprender” y significa: no instruido, ignorante. En otras palabras, una persona que no ha sido enseñada tuerce las Escrituras, por esta razón Dios envió apóstoles para que nos enseñaran la palabra, ya en el Antiguo testamento Dios dice: “Mi pueblo pereció por falta de conocimiento…”.

La otra palabra es: inconstantes, del griego “asteriktos” (ἀστήρικτοι) – ¡Si! de ahi toma su nombre nuestro simbolo “*” -, son personas que tienen la tendencia a cambiar, inestables, inseguros y por consecuencia no estables en su pensamiento, por esta característica son fáciles de seducir por los falsos maestros (2ª Pedro 2:14) una persona que no ha sido enseñada y que es inconstante en su estudio de la Escritura, terminará torciéndola, la palabra tuercen nos habla de una realidad y metafóricamente se refiere a alguien que pervierte la palabra. Estos hombres no tienen límites pues también el Antiguo Testamento lo falsean, Pues Pedro dice: “…como también las otras Escrituras,…” con las otras Escrituras él se refiere a los escritos del Antiguo Testamento, sin embargo todo esto resultará en su perdición.

Esta palabra inconstante o inestable es cuando alguien carece de apoyo, como el borracho que zigzaguea de un lado a otro, ha metido tanto alcohol en su cabeza que no puede permanecer firme.  Firmes en su error, inestables en la sana doctrina. De todas las doctrinas tienen un poco, un poco de humanismo, un poco de reformados, un poco de wesleyanos, un poco de arminianos,  de carismáticos, de pentecostales, de bautistas, de adventistas, de materialismo, de creacionistas, de “new age”,  ¡hasta le meten un poco de “G12”!, de filosofías orientales, de la corriente de las “caídas”, de la “risa”, del hacer “llover polvo de oro”,  la doctrina de la prosperidad  y cuantas más podríamos citar aquí. Pueden llevarse bien con todo el mundo, menos con el Evangelio. Lo peor es que muchos se “fascinaran” de sus doctrinas y les seguirán, pero el resultado es como Jesús mismo dice en la palabra: “Si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en un hoyo” Mateo. 15:14.

Inconstante adj.

1  Se aplica a la persona que no tiene una voluntad firme y continuada en la determinación de hacer una cosa o en el modo de realizarla.

2  Que no es continuado, que se desarrolla con interrupciones o con variaciones de intensidad.

3 No estable ni permanente. Que muda con demasiada facilidad de pensamientos, aficiones, opiniones o conducta.

Sinónimos: variable, inestable, mudable, incierto, voluble.
Volubilidad  Latín: volúbilis, voluble

Hebreo: amál, caer.

Griego: astériktos, no fijo.        Volver, girar. Versátil, frívolo, caprichoso, inconstante. Caer, desfallecer, destruir. Algo que no está fijo firmemente, que se vuelve resueltamente en otra dirección.

 Hay muchísimas personas que no se afirman en ninguna congregación, sino que a la menor provocación de desacuerdo, huyen buscando la “iglesia perfecta”, a ellos les diría un gran predicador: “El día que encuentren la iglesia perfecta ¡No entren! No la vayan a echar a perder”.

Personas que son bien descritas por la Palabra cuando dice: “Niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error” (Efesios.4:14).

¿Cómo se forma una persona inconstante? (más…)

Nube de etiquetas