¡Viaja inteligentemente!

La brutalidad

Tomado de 20 Enemigos Del Matrimonio – Rodolfo Loyola

Brutalidad es derivada de bruto. Esta palabra procede del latín: brutus, que significa estúpido.

En un diccionario escolar dice: BRUTALIDAD. Calidad de bruto, fig. Acción torpe, grosera y cruel.

Es muy curioso que una persona puede conducirse con brutalidad a pesar de ser instruida. He conocido profesionales que tienen problemas de relación con sus clientes, amigos y familiares, por simple brutalidad. La brutalidad en el matrimonio se puede manifestar de diversas maneras: Con relación a los hijos, con relación a la familia del cónyuge, con relación al Señor, etc.

El bruto hiere y no se da cuenta o le importa poco. Generalmente su sentido del humor es muy pobre o muy sarcástico. El bruto cree tener siempre la razón logrando, en ocasiones, que se la den, porque le temen. El bruto no conoce el diálogo sino el grito, las palabras despectivas e hirientes. Se pasa fácilmente de la consideración de un problema a la ofensa personal. En algunas novelas se presenta al hombre bruto como muy bueno en el fondo y hasta capaz de llorar a solas, pero sin aceptar en público lo que él considera una debilidad, y en la compleja gama de los caracteres humanos es muy factible que esto suceda, pero la brutalidad llega a herir tanto a los demás, que algunos rasgos de nobleza no compensan los malos ratos vividos. El bruto, la bruta, tienen ideas fijas, y hacerles cambiar de parecer es como atentar contra su dignidad.

Un área en la que abunda la ignorancia y que la brutalidad hace verdaderos estragos es en la relación sexual.

El bruto hiere y no se da cuenta o le importa poco. Generalmente su sentido del humor es muy pobre o muy sarcástico. El bruto cree tener siempre la razón logrando, en ocasiones, que se la den, porque le temen. El bruto no conoce el diálogo sino el grito, las palabras despectivas e hirientes.

La brutalidad sexual se manifiesta más en el hombre que en la mujer. No cabe duda que infinidad de sujetos han conocido el sexo pero no el amor. Para ellos el acto sexual es un placer mecánico, es un apetito o un instinto animal, y es ahí donde centra su juego la brutalidad. El bruto se cree siempre con derecho a que le satisfagan a él, sin pensar en el estado de ánimo de su cónyuge y mucho menos sin procurar la satisfacción de la otra persona. Ignora o desdeña el hecho biológico de que la mujer no siempre tiene apetito sexual como el hombre. Hay un tiempo que va del período menstrual a 15 días después, en que hay mejor disposición natural en la mujer para el acto sexual. Después de este tiempo tiene que ser más motivada, más enamorada y comprendida, para que responda a los requerimientos del esposo. No olvidemos que la mujer es más sublime que el hombre para concebir el amor. “El hombre es capaz de fingir amor por conseguir el sexo; en cambio, la mujer, es capaz de dar el sexo por conseguir el amor”.

Será por eso que la Biblia repite una y otra vez que el hombre debe amar a su mujer.

La brutalidad en la mujer, unida a la falta de cariño que esto engendra, y quizás unida a la frigidez, la pueden llevar a ser el verdugo de su marido, tísica y emocionalmente.

Hasta la época de Cristo se condenaba más el adulterio en la mujer, pero Jesús condenó el adulterio más específica y esencialmente en el hombre. “El que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón”.

La brutalidad en la mujer, unida a la falta de cariño que esto engendra, y quizás unida a la frigidez, la pueden llevar a ser el verdugo de su marido, física y emocionalmente, creando muchas veces con ello una ofuscación en el cónyuge que puede ir aumentando hasta producir un problema psicológico y, por tanto, de la pérdida del amor y el respeto, que son requisitos indispensables para mantener en pie y con buena salud al matrimonio.

Quiero subrayar que en la vida cristiana, en la nueva condición espiritual y bajo el control del Espíritu, la brutalidad sería un ente extraño ya que el conocimiento del amor hace a la persona más tolerante y comprensiva, al margen de la personalidad o el carácter heredados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: