Editor: Esdras Mendoza Rios

Entradas etiquetadas como ‘cambios’

Imagen

Cambio

Cambio

Anuncios

No abandonar el templo: Un Pacto.

Ninguna expresión de arrepentimiento tiene valor si no se hacen cambios en la vida y la conducta. Pedir perdón por los pecados es útil si uno después abandona esos pecados.  Por eso Juan el Bautista reclamó de los que se bautizaban “obras dignas de arrepentimiento”. Para progresar en la vida cristiana tenemos que hacer cosas prácticas que demuestren que estamos decididos a lograr un futuro mejor.

 

Nehemías y su comunidad se arrepintieron y resolvieron no abandonar la Casa de Dios ¿qué podemos hacer personalmente y como grupo para no abandonar nuestro templo?

 

Nehemías 9:38, 10:29-39

 

Significa que asumieron el compromiso de contribuir o de obligarse a sí mismos a colaborar con una ofrenda especial cada año para algunos gastos específicos “para la obra de la casa de nuestro Dios”:

 

(1) Para el pan de la proposición

(2) para el holocausto que todos los días se quemaba

(3) para los gastos de los sábados y diversas fiestas

(4) para las cosas santificadas

(5) para otras ofrendas y servicios.

 

En pocas palabras, ellos asumieron el compromiso que el servicio en el templo funcione todos los días del año.

 

Además se comprometieron a

 

(1) Traer leña y para esto hicieron un sorteo para determinar en qué fecha del año le tocaba a cada grupo familiar esta tarea “Echamos también suertes…acerca de la ofrenda de la leña”

(2) Se comprometieron cada uno a traer las primicias cada año “de nuestra tierra…de todo árbol.

(3) Traerían también los primeros que nazcan de sus hijos y de todo su ganado.

(4) Traerían lo mejor de sus cereales (masas o primicias de harina)

(5) Además, las primicias de las ofrendas, de frutos, de vino y aceite para los aposentos o cámaras del templo

(6) Se comprometieron a diezmar para los levitas “y el diezmo de nuestra tierra para los levitas

(7) Y los levitas llevarían el diezmo del diezmo a las cámaras del tesoro, que sustentarían a los sacerdotes, porteros y cantores.

 

Al concluir el capítulo, Nehemías resume el propósito de todo esto diciendo:

 

“y no abandonaremos la casa de nuestro Dios”

Nube de etiquetas