Editor: Esdras Mendoza Rios

Entradas etiquetadas como ‘sexo’

Las cosas por su nombre – Adolescentes III.

Sesión III – Llamando las cosas por su nombre

 Trabajo grupal previo

Dividir los varones de las mujeres; para cada grupo utilizar los gráficos del aparato reproductor masculino y femenino, cubra los nombres y permita que ellos le pongan el nombre a cada miembro.

Puesta en común

Los adolescentes comentarán los sentimientos surgidos en el grupo al poner los nombres de los órganos sexuales, conforme a su vocabulario.

¿Cuál es ahora la impresión que tienen respecto del conocimiento sobre cuestiones sexuales que priva en el grupo?

Desarrollo

La mayoría de las personas, y especialmente los adolescentes, sienten vergüenza de llamar a los órganos sexuales, tanto masculinos como femeninos, con su verdadero nombre. ¿Cuál es el problema? ¿Por qué motivo no nos animamos a hablar de los órganos sexuales correctamente? La respuesta está en el hecho de que a la mayoría, en la etapa de crecimiento, cuando niños, se les va enseñando las partes del cuerpo con sus nombres propios, pero cuando se debe hablar de los genitales se les cambia de nombre. Este cambio de nombres es en realidad una negación disimulada, que luego produce pudor extremo, vergüenza al referirse a los mismos. “Con esta actitud vamos sembrando en los niños y niñas actitudes negativas hacia sus genitales, como una parte del cuerpo de la que no se puede hablar con total libertad”

En este capítulo lo que pretendo es presentar y aclarar algunas cuestiones para un buen conocimiento y aceptación de aspectos relacionados a los órganos sexuales del varón y de la mujer; dándoles a cada uno de ellos el verdadero nombre anatómico, y no el vulgar con el que posiblemente muchos adolescentes los llaman.

A esta altura ya no será necesario decir que los cuerpos de los varones se diferencian de los cuerpos de las mujeres. Dios nos creó así físicamente diferentes. Él nos dio un cuerpo hermoso con el cual podemos expresar nuestro amor hasta en lo más íntimo. Por ello, no deberíamos sentirnos avergonzados por nuestro cuerpo. (más…)

Anuncios

Relación con el sexo opuesto – Adolescentes II.

Trabajo grupal previo

Definir: Compañerismo – Amistad – Noviazgo.

¿Qué opinión tienen sobre noviazgo entre adolescentes?

¿Para qué debería servir el noviazgo?

 Puesta en común

Un representante de cada grupo hará conocer las respuestas vertidas sobre las preguntas del trabajo grupal previo. El líder tratará de incentivar una breve discusión respecto a las respuestas.

Desarrollo

Es en la adolescencia donde los hijos comienzan a desprenderse de sus padres buscando identificación y propósito. Esto hace que comiencen a buscar relacionarse no sólo con otros iguales, sino que es normal que sientan atracción por las personas del sexo contrario. Es parte del crecimiento. Pero debemos aclarar que sentir atracción no es lo mismo que sentir amor. Son cosas distintas.

 Realidades que alertan

Hoy los adolescentes viven relaciones que son temporales, a las que denominan transa, filo, que permiten llegar al sexo sin el más mínimo compromiso. En general, son los mismos mayores, los padres incluidos, los que empujan a entablar noviazgos a esta edad, y a mantener relaciones sexuales. Es común oír preguntar a los adolescentes si ya tienen novio o novia, o qué están esperando para concretarlo.

Este tipo de relaciones se está infiltrando en la iglesia. Los adolescentes cristianos se sienten empujados por los que los rodean y los medios masivos de comunicación, que aportan su buena dosis en incentivar a que se entablen relaciones de este tipo, ya no sólo con personas incrédulas, sino incluso con otros cristianos, como algo natural. (más…)

Adolescentes y el sexo

Introducción

-¿Educación sexual a los adolescentes? ¿Y en la iglesia? ¡Esto servirá sólo para despertarlos sexualmente!

-¿Educación sexual a los adolescentes cristianos? Dejemos que, a su debido tiempo, ellos mismos se informen sobre el tema.

Éstas pueden ser algunas de las reacciones que surjan en el momento de proyectar brindar educación sexual a los adolescentes en nuestras iglesias. Pero, estoy convencido que, tanto pastores como líderes de grupos adolescentes, nos enfrentamos con la realidad que existe un gran vacío de orientación en esta área; y la poca información que poseen está minada de falencias o errores.

Ante esta realidad, ¿qué hacemos? ¿Nos involucramos y programamos actividades en este sentido? ¿Creemos que es importante hacerlo, o dejamos que lo hagan las familias u otras organizaciones?

Todo inicia en el hogar.

En las familias postmodernas se ha perdido el hábito de la enseñanza hogareña, posiblemente por la desintegración de los modelos familiares, producto de las más diversas circunstancias.  Basta con notar la gran cantidad de padres y madres ausentes, hijos a cargo de niñeras o en las guarderías. El tiempo que muchos hijos comparten con sus progenitores no incluye momentos de aprendizaje de valores morales, éticos y espirituales. Se forman como pueden. No tienen buenos ejemplos cercanos a los cuales admirar e imitar. (más…)

Nube de etiquetas