Editor: Esdras Mendoza Rios

Entradas etiquetadas como ‘espiritu santo’

Imagen

Cuando…

acciongracias

Anuncios

En busca de la verdadera felicidad

Sedllenos

“No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes sed llenos del Espíritu Santo.” – Efesios 5:18

 

La vida cristiana es una vida feliz; es una vida llena de alegría. ¿Por qué recurre aquel pobre tipo a la bebida? Porque se siente miserable. Desea estar feliz; pero está triste. Al pensar en la vida se agranda su tristeza. Se fija en otras personas y las ve tan tristes como él mismo; sin embargo, lo único que él desea es estar feliz. Por eso recurre al vicio, cualquiera que este sea. Está en busca de alegría, está en busca de felicidad.

 

“¿También estás en busca de felicidad y alegría?” dice Pablo. Muy bien, si es así, ‘sed llenos del Espíritu Santo’.

¿Has pensado que esta vida cristiana es aburrida e insípida? En ese caso estás totalmente equivocado en tu concepto.

“Pero”, dice, “esa es la impresión que me da la gente cristiana”. Tanto peor para ellos. Dios tenga misericordia de nosotros si alguna vez hemos representado esta vida como aburrida e insípida. Vuelvo a decir, la vida cristiana es una vida emocionante, es feliz y  llena de regocijo.

Escuche al Antiguo Testamento: “El gozo del Señor es vuestra fortaleza”. Escuche al apóstol escribiendo a los filipenses, “Regocijaos en el Señor siempre; otra vez digo: regocijaos” (Filipenses 4:4).

En estos grandes términos se vive la vida y la fe cristiana.

Bautismo con el Espíritu Santo

Significado del Bautismo
con el Espíritu Santo
Por Jorge l. Trujillo

¿Cuál Es El Significado Del Bautismo?
¿Qué Es El Bautismo En El Espíritu Santo?
¿Cuál Es El Propósito Y Efecto De Ser Bautizado?


Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.

Mateo 3:11


La palabra traducida al español “bautismo” viene de la palabra griega “baptizo”. Aunque muchos insisten que esta palabra significa ‘sumergir’ y que solo así debe ser administrado el bautismo, en realidad eso no es del todo cierto. La Biblia desde el Antiguo Testamento nos habla de ‘bautismos’ los cuales no tenían nada que ver con “sumergir”. Independientemente de lo que significa esta palabra según los diccionarios seculares, debemos entender que la Biblia nos dice que el bautismo puede ser referencia a “lavar”, “rociar” o “cubrir”. Tiene como intención indicar no el modo sino el ‘efecto’. En su uso mas directo en el NT, el de identificar (asociar o unir) permanentemente aquella cosa o persona que es sumergida (lavada, rociada o cubierta) con algo o alguien. La forma más común de ‘bautizar’ en la Biblia es por ‘afusión’ (rociamiento o derramamiento) de agua sobre el cuerpo o utensilio. (más…)

El viento sopla de donde quiere

Juan 3 – Jesús y Nicodemo

1-2 Una noche, un fariseo llamado Nicodemo, que era líder de los judíos, fue a visitar a Jesús y le dijo:  —Maestro, sabemos que Dios te ha enviado a enseñarnos, pues nadie podría hacer los milagros que tú haces si Dios no estuviera con él.  3 Jesús le dijo:     —Te aseguro que si una persona no nace de nuevo no podrá ver el reino de Dios.  4
Nicodemo le preguntó:    —¿Cómo puede volver a nacer alguien que ya es viejo? ¿Acaso puede entrar otra vez en el vientre de su madre?   5 Jesús le respondió:     —Te aseguro que si uno no nace del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6
Todos nacen de padres humanos; pero los hijos de Dios sólo nacen del Espíritu. 7
No te sorprendas si te digo que hay que nacer de nuevo. 8 El viento sopla por donde quiere, y aunque oyes su sonido, no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así también sucede con todos los que nacen del Espíritu.  9 Nicodemo volvió a preguntarle:     —¿Cómo puede suceder esto?

Nicodemo no entendía, y vemos al maestro siempre usando cosas de la naturaleza, cosas temporales para enseñar verdades eternas, en la creación hay mucha sabiduría, es el libro dentro de este gran libro.  “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento declara que Dios lo ha  creado; Un día le cuenta a otro día este mensaje, y cada noche a  la siguiente. No se escucha lenguaje ni palabras, ni emiten una voz que  podamos oír. Sin embargo, su voz atraviesa el mundo entero,  sus palabras llegan al último rincón de la  tierra. Salmos 19:1-4.

Vemos como en Provb. 6:6 Dice: “Mira a la hormiga oh perezoso, conoce sus caminos y se sabio”, y también vemos cuando Dios le hace la promesa a Abraham en Génesis 15, le dice: “Como las estrellas de los cielos así será tu descendencia y más adelante: “Como la arena del mar, así será”, usando cosas que podemos entender, porque están a nuestro alrededor, y así hay muchas más en proverbios 21 dice: “Como canales de agua es el corazón del rey en la mano del Señor; Él lo dirige donde le place.” ¿Quién no ha visto como es dirigida el
agua por un canal?

“El viento sopla de donde quiere y oyes su sonido”

Primero.- EL Viento sopla de donde quiere
Segundo.- Oyes su sonido.

Primero.- El viento sopla de donde quiere. Podemos ver un hecho portentoso que tuvo lugar al inicio de la iglesia allá en hechos 2: 2 que dice así: “Y de repente, vino del
cielo un estruendo, como de un viento recio que soplaba” –dice como de un viento,  no que era un viento, mas bien era el estruendo, “el cual lleno toda la casa donde estaban sentados; 3 Y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos, 4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen”, vemos aquí como se asocia al Espíritu Santo con la palabra viento, de hecho  así mismo en Ezequiel 37:9 dice: “9 Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. “., soplar = viento = Espíritu. Y si nos damos cuenta, no podemos controlar el viento, el va por donde el quiere, muchas veces los de las noticias apenas si pueden predecir con cierto grado de certeza por donde se intensificaran los vientos, pero no podemos controlar sus efectos, que siempre son contundentes.

Vemos en Eclesiastés 11:5 que dice: “5 Como tú no sabes cuál es el camino del viento, o cómo crecen los huesos en el vientre de la mujer encinta, así ignoras la obra de Dios, el cual hace todas las cosas.” Jesús citaba las escrituras para avalar sus palabras y para autenticar las escrituras.

“La regeneración del hombre es una obra soberana de
Dios, soberana es bajo su control” (más…)

Nube de etiquetas