Editor: Esdras Mendoza Rios

Entradas etiquetadas como ‘cargas’

Libertad aparente

cinturon-sobre-esfuerzo-reforzado-bandas-elasticas-tg-8276-MLA20001924944_112013-F

A  lo más que han llegado muchas religiones es a cambiar tus cadenas por una banda elástica, que si bien al principio te permiten un poco más de libertad de movimientos, llega un momento en que la presión por la tensión es tan fuerte, que nada más espera el próximo paso para que suceda lo inevitable. Caerás impulsado fuertemente hacia atrás y todo lo que pudiste avanzar verás retroceder y te hará decepcionar y permanecer frustrado. Sólo Jesucristo quita tus pesadas cadenas y te hace andar ligero y libre.

Cargas pesadas.

5187ede349e2f_615x409

6 am. Suena el despertador e inicio mi día. Hago todo lo que normalmente hago, a las 7:30 estoy a punto de salir de casa, veo la bolsa donde llevo mi desayuno, la tomo y voy camino a la puerta de salida…y es allí, en ese ultimo tramo cuando siempre sucede…Veo otra bolsa y otra más, es increíble como en tan corto espacio pueden caber tantas bolsas. Abro una y veo su contenido, reflexiono y pienso “No puedo irme sin esto” son las preocupaciones de cada día, tomo otra…Ahhhh es el rencor que llevo acumulando desde hace mucho contra un compañero de oficina, huele mal, pero aun así lo tomo por si lo necesitara usar hoy.

Me entretengo asiendo cada bolsa, y veo que faltan muchas más, la que contiene el temor, otra mas de la duda, la de recuerdos dolorosos del pasado, ah si, no puede faltar la desconfianza, las preocupaciones, la de la falta de cariño, la de la autoestima y tantas otras…

Ya no puedo ni contarlas ni explicar su contenido, espero que tu me entiendas. ¡Por fin! logró tomarlas todas, se que mañana será lo mismo y lo peor es que habrá más, todas en empaques nuevecitos.

Con todas estas bolsas a cuestas salgo rumbo al camino de cada día. Es mucho peso, pero aun así he decido cargarlas siempre, ¿Por que? Porque me resisto a pedir ayuda, me resisto a soltarlas, ayer escuche acerca de un hombre que se ofrece para ayudarme a llevarlas, pero ¡quien quiere hacerlo! si todos vamos igual por las calles.

Pasaré hoy por el mismo lugar donde escuché de esta buena noticia, y me quedaré y esperaré a que alguien me invite a pasar o esperare a alguien cuando salga para que a ver si de casualidad me quiera compartir de ello.

Sólo espero que ese hombre esté allí porque la verdad ya no aguanto más.

Nube de etiquetas