Editor: Esdras Mendoza Rios

Entradas etiquetadas como ‘alabanza’

¡Eran fiestas!

480289868a935451975cfb60a7fe9171

Cuándo la fiesta se cambio a funeral…

 

En muchos pasajes de la Biblia, podemos apreciar que Dios es un Dios alegre y que basa sus relaciones en días de descanso. De hecho establece 7 fiestas anuales. Días de alegrarse, días de compartir, días de perdonar y de dejar ir.

Mientras a otros dioses como “Moloc” se les entregaban los hijos para ser quemados, y a otros a doncellas para ser sacrificadas, donde dolor y muerte era la características de esos pueblos paganos. ¡Dios establece fiestas!

Te imaginas cuando se convocaba a la asamblea, se sabía que iba a ser todo algarabía, tiempo de gozo y regocijo. para muchos eran momentos en que se le restituía la libertad, o sus tierras o sus familias. ¡Hasta la tierra descansaba!

Así nace las primeras congregaciones por causa del Dios y Señor de todo cuanto existe. Muchos años después…surge la iglesia, primero en casas…pero el común denominador era que seguía siendo momentos de alegría y sencillez de corazón. Momento de compartir con los demás, momentos de arreglar cuentas.

Años más tarde, por el 300 D.C. se oficializa el cristianismo como religión oficial del imperio romano y se extiende por Europa. Se construyen hermosas catedrales con hermosos vitrales a colores. Pero Aproximadamente en el 406 D.C. se inicia la ocupación por un pueblo conocido como “Los Barbaros”. Se dedican a asaltar y saquear. Muchas bibliotecas fueron quemadas y muchas obras de arte destruidas. También muchas construcciones medievales fueron dañadas. Estos Barbaros, no tenían ni escuela, ni respeto a nada. Únicamente le temían a lo desconocido, a los “espíritus” al mal procedente del más allá. Sus estandartes eran “trabajados” con conjuros para alejar a dichos “espíritus”.

La iglesia de ese entonces, audazmente, empezó a cambiar las fachadas otrora coloridas de las grandes catedrales, por un gris que invitaba al temor, rodeándola con esculturas de “demonios” conocidos como “gárgolas” que desincentivaban el ataque de los bárbaros y les provocaban pavor y respeto. Los monjes y sacerdotes se inventaron vestimentas de colores oscuros con “capuchas” para que parecieran seres del más allá y así salvar sus vidas, a grupos de monjes se les adiestraba para caminar con pasos muy cortos, dentro de sus hábitos, para que si eran vistos, pareciera como si “flotaran” e infundieran algo de temor. ¿Cómo era la música? también tenía que ser algo que sonara fúnebre y fuerte. Se inventaron los grandes pianos tubulares.

Gracias a este ardid, se lograron “preservar” muchas iglesias de su destrucción a manos de estas hordas invasoras, aparentemente se habían salvado del ataque. “Aparentemente”… ya que sin querer se transmitió a las futuras generaciones este tipo de liturgia basada en el temor. Por eso, muchas congregaciones sin importar la denominación, siguen resguardando una “tradición” de la cual no saben sus orígenes y propósitos.

Así fue como, se pasó de fiesta a liturgias más parecidas a funerales…

Imagen

Algo para pensar…

7e84cffa46897b66974307a3ed0e070a

¿Qué sucede cuando Alabamos a Dios?

¿Qué sucede cuando
Alabamos a Dios?

Pablo y Silas pasaron momentos difíciles, pues ambos fueron azotados y luego echados dentro de una cárcel oscura y sucia. ¿Qué harías tú en semejante situación? ¿Qué haría yo? Lo que hicieron estos dos prisioneros es sorprendente: comenzaron a cantar himnos a Dios (Hechos 16), ¿alabar en estas circunstancias? Como que ellos sabían algo que nosotros muchas veces desconocemos. ¡Qué increíble! Las paredes se derribaron y los grilletes fueron rotos ¡Plena libertad de opresión!

Josué 6:2 “Mira, Yo he puesto en tus manos a Jericó y a su rey y a todos sus valientes. Dad la vuelta a la ciudad una vez al día todos los hombres de armas. Y haréis esto por espacio de seis días. Y al séptimo tomen los sacerdotes siete trompetas de las que sirven para el jubileo, y vayan delante del Arca del Testamento, y en esta forma daréis siete vueltas a la ciudad, tocando los sacerdotes sus trompetas; y cuando se oiga su sonido más continuado y después más cortado, e hiriere vuestros oídos, todo el pueblo gritará a una con grandiosísima algazara, y caerán hasta los cimientos los muros de la ciudad por todas partes, y cada uno entrará por la que tuviere adelante”.

¿Cómo? ¡No pelearemos con nuestras armas!

Claro que no, ustedes sólo obedezcan y verán la salvación de Dios, porque a través de la alabanza (grandiosisima algaraza) él desatará su fuerza libertadora y hará que las barreras sean disipadas delante de ti como se desmorona la arena.

En el camino de Jericó a Jerusalén vemos la curación del ciego en las puertas de acceso. El  relato, uno de los más bellos del Nuevo Testamento, hace referencia al suceso.
“En aquel tiempo, cuando se acercaba Jesús a Jericó (sugerente ¿no?), estaba un ciego sentado junto al camino pidiendo limosna; al oír que pasaba gente, preguntó qué era aquello. Le informaron que pasaba Jesús el Nazareno y empezó a gritar, diciendo: ¡Jesús,
Hijo de David, ten compasión de mí! Los que iban delante le increpaban para que se callara, pero él gritaba mucho más: ¡Hijo de David, ten compasión de mí! Jesús se detuvo, y mandó que se lo trajeran y, cuando se hubo acercado, le preguntó: ¿Qué quieres que te haga? Él dijo: ¡Señor, que vea! Jesús le dijo: Ve. Tu fe te ha salvado. Y al instante recobró la vista, y le seguía glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al verlo, alabó a Dios”. Lucas 18: 35 – 43

Hasta este momento nadie había adorado así a Jesús, ¡Hijo de David! Con esto él estaba reconociendo que Jesús era el mesías por lo tanto era Dios y lo proclamo a los cuatro vientos sin importar lo que los demás pensaran al respecto, el resultado: ¡Recobro la vista! Pero si se dan cuenta también produjo un ¡Aleluya! Que traducido es: ¡Alabemos a Jehová! –De la raíz hebrea Hallal que se traduce como Alabanza y la combinación con
el sufijo Yah que es la contracción poética de Yahvé – “… y le seguía glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al verlo, alabó a Dios(más…)

Cántale, Alábale

Salmos 113
1¡Aleluya! Alabad, siervos del SEÑOR, alabad el nombre del SEÑOR.
2Bendito sea el nombre del SEÑOR desde ahora y para siempre.
3Desde el nacimiento del sol hasta su ocaso, alabado sea el nombre del SEÑOR.
4Excelso sobre todas las naciones es el SEÑOR; su gloria está sobre los cielos.
5¿Quién es como el SEÑOR nuestro Dios, que está sentado en las alturas,
6que se humilla para mirar lo que hay en el cielo y en la tierra?
7El levanta al pobre del polvo, y al necesitado saca del muladar,
8para sentarlos con príncipes, con los príncipes de su pueblo.
9Hace habitar en casa a la mujer estéril, gozosa de ser madre de hijos. ¡Aleluya!
 

Cántale, Alábale By Vicente Montaño

 

 

Con mis manos yo te alabo;
Con mi voz te exaltare;
Con el alma yo te canto;
Y en ti me alegraré.

Con mis manos yo te alabo;
Con mi voz te exaltare;
con el alma yo te canto;
Y en ti me alegraré.

Eres bondadoso y merecedor
Justo y verdadero, digno de honor.

Cántale, Alábale
Al que esta en el trono Rey de la creación

Cántale, Alábale
!Qué maravilloso eres tu Señor!

//Con mis manos yo te alabo;
Con mi voz te exaltare;
Con el alma yo te canto;
y en ti me alegraré.//

Cántale, Alábale;
Al que esta en el trono Rey de la creación;
Cántale, Alábale;
!Qué maravilloso eres tu Señor!

Nube de etiquetas