¡Viaja inteligentemente!

En la tempestad!

cristo-dormido-en-su-barca-jules-joseph-meynier-1900

Mis ojos ven lo que puede ser el presagio de una tormenta…nubarrones se empiezan a formar y se oye el silbido del viento incrementando su velocidad a medida que pasa el tiempo… ¿Preocuparse? Porque deberíamos…ya nos es la llovizna ligera a la cual ya estamos acostumbrados, gruesas gotas golpean con fuerza nuestras caras…subo unos dos metros y de repente estamos dos metros abajo y así con cada paso del tiempo nuestro paso también es rítmico y las ondas implacables… ¿Preocuparse? Porque deberíamos…El agua nos llega dentro del bote hasta los tobillos y por más que nos esforzamos el nivel sigue subiendo a pasos agigantados… ¿Preocuparnos? Porque deberíamos…Después de todo en la barca va el maestro…aunque duerme.

¡Maestro, maestro…que perecemos!

Se oye muy chistoso ¿no? Decimos tener confianza…pero llegado un punto ¡corremos y gritamos como los demás!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: