¡Viaja inteligentemente!

La culpa

culpa

Una de las motivaciones erróneas para cambiar. La Culpa.

La culpabilidad no puede tomar el lugar de la obra del Espíritu Santo en nuestra vida. Funciona aparentemente, pero su influencia y efectos es temporal, al rato ya estamos en la misma condición, por haber vuelto a hacer lo mismo que antes. Sólo cuando te presentas en el altar del sacrificio de todo lo que eres y de todo lo que debes, es cuando empieza a llevarse a cabo la verdadera transformación de la mente y corazón.

Lo único que tiene poder para transformar y cambiarnos de adentro para fuera y transformar nuestro corazón, es el evangelio. Necesitamos arrepentirnos, necesitamos venir a Cristo, necesitamos el fruto del Espíritu Santo para transformarnos de tal forma que brote ese amor que nos va a motivar a hacer lo que no podemos hacer de ninguna otra forma. Esa motivación es la correcta. ¿Cuál es entonces? Si, El Amor que brota en nosotros por medio del Espíritu Santo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: