¡Viaja inteligentemente!

¿Por qué sonrío?

405ee1db39409cfa33013b675aa1a2ff

 

Gracias Lucy Robles por tan hermoso aporte.

Unas de las cosas que más ilusión me da en la vida es saber que soy de Dios y que Él cuida de mí. Y es que las pruebas muchas veces pueden ser difíciles, pueda que tropiece en el caminar de la vida y me levante muchas veces, quizá en ocasiones pueda que considere que no merezco tanto problema, pero sin embargo en medio de cualquier valle de desesperación basta con volver mi mirada al Señor y recordar que soy de Él para que mi rostro dibuje una sonrisa sincera.
Puedo estar enfrentando toda clase de problemas, pero basta con escuchar una hermosa alabanza que me recuerda que un día estaré con Él por toda una eternidad para que mi vida se llene de una tranquilidad indescriptible y mi rostro nuevamente dibuje una sonrisa de satisfacción.

He notado que puedo estar enfrentando cualquier situación difícil pero al volver mi mirada a Dios siempre termino sonriendo, y es que Dios me hace sonreír al hacerme sentir la seguridad de Él en mi vida, su protección, su paz, su control total de las cosas, todo lo que de Dios proviene me hace sonreír de felicidad.

Volver mi mirada a Dios significa recordar que soy de Él y que Él vela por mí, volver mi mirada a Dios significa dejar de ver los problemas que tengo enfrente para comenzar a ver al Dios que puede solucionarlos, volver mi mirada a Dios es dejar de quejarme por lo que me pasa y comenzar a agradecer a Dios por el futuro esperanzador que me espera, volver mi mirada a Dios significa ver con ojos de fe cualquier situación que se me presente estando seguro que Dios tomará control de eso y Él dará la última palabra.

Hoy te invito a volver tu mirada a Dios, deja que la paz de Dios dibuje una hermosa sonrisa en tu rostro, deja que Dios cambie tu visión por una visión de fe, deja que Dios pueda dar esa paz que realmente necesitas en medio de cualquier valle de desesperación.

¡Sonríe!, no por lo malo que estás pasando sino por el futuro esperanzador que tienes por delante y del cual serás participe, sonríe al ver que Dios tiene todo bajo control, sonríe al sentir su paz inundando tu ser en medio de cualquier conflicto, sonríe al escuchar una hermosa alabanza que te recuerde algo de Él, sonríe al cerrar tus ojos y darte cuenta que Dios es quien tiene la última palabra en todo, sonríe al recordar que eres la niña de sus ojos y por lo tanto Él cuidará de ti.

“Encomienda a Jehová tu camino, Y confìa en él; y él hará.” – Salmo 37:5

¡Feliz día! ¡Sonríe! ¡Dios es bueno!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: