Editor: Esdras Mendoza Rios

El grito de la cruz.

45 Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena.   46 Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? Mateo 27:45 y 46

“Eli, Eli Lama sabactani” esto es ¡Dios mío!, ¡Dios mío! ¿Porqué me has desamparado

I.- “Cerca de la Hora Novena hubo tinieblas” ¿que significan las tinieblas? , representan la oscuridad, la maldad cercando a Jesús… el momento en que el hombre muestra su más grande negrura…intentando matar a la vida, !Necios!,  las sombras nos indican lo que estaba sintiendo Jesús en ese momento. Esto es lo que lo lleva a gritar “!Eli!, ¡Eli! lama sabactani”.

Imagine la escena: todo era oscuridad…un silencio aterrador embargaba el ambiente…de repente un grito desgarrador surca los aires “!Eli!, ¡Eli! lama sabactani”.

II.- Jesús clamó a gran voz, el que estaba siendo crucificado y estaba muriendo en la cruz era él, nuestro señor Jesucristo, nuestro salvador. Jesús significa nuestro salvador “y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” Nunca debemos olvidar que para salvarnos de nuestro pecados el tuvo que sufrir las tinieblas, tuvo que ser abandonado por el Padre “Y como que escondimos de él el rostro” Isaías 55:1 y es por eso que el que está sufriendo esta terrible oscuridad solo puede ser Jesús.  Porque en ningún otro hay salvación “Porque no hay otro nombre debajo del cielo en el cual podamos ser salvos” Hechos 4:12, Esta parte nos dice porque Jesús y porque gritó, fue para salvarnos que el sufrió así, este grito te lo garantiza.

III.- Clamó a gran voz El señor grito, el alzó su voz…Es interesante notar las veces que Jesús alzo la voz, recordemos algunas de ellas: mi favorita es cuando la escritura dice en Juan 7.37 “En el último y gran día de la fiesta,  Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.” ¿Qué curioso verdad? El señor Jesús hace unos momentos dijo: “Tengo sed”..hay otra en Juan 11:43 “Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: !!Lázaro, ven fuera!”  lo saca de las tinieblas que ahora lo envuelven por eso lo escarnecen y se burlan pero ninguno de estos gritos se comparan con el grito de la cruz “!Eli!, ¡Eli! lama sabactani”. Pero, ¿Por qué alzo la voz? Será que quería que la gente lo escuchara? Se dice que para la fiesta de la pascua habían en Jerusalén mas de dos millones de personas, pero en realidad el grito no era para la multitud, éste es un grito y una oración a Dios el padre, Jesús alza la voz hacia Dios, hacia su padre. El alzó la voz porque fue un grito de angustia y de agonía al encontrarse en el desamparo de  la cruz:  y ¿qué es lo que clama?.

IV.- “Dios mío, Dios mío  ¿Por qué me has desamparado? “El evangelio de Marcos que es el más antiguo lo registra en arameo que era la lengua materna de Jesús. Observen que tenemos un grito de desesperación y de agonía se nota al observar con detalle la repetición de la frase: Dios mío, Dios mío. Nuestro  Señor se encuentra en un momento difícil, esta triste hasta la muerte, pero algo que me llena de bendición es que aun en estos momentos Jesús sigue confiando en Dios. Se siente desamparado y aun así dice: “Dios mío”. Dios sigue siendo su Dios, sigue confiando en él, aquí se vuelve profético lo escrito en Job 13:15 “Aunque él me matare aun así en el confiare”. Pablo en el libro de Hebreos 5:7 nos dice “Cristo en los días de su carne, habiendo ofrecido oraciones y suplicas con gran clamor y lagrimas al que podía librarle de la muerte” El estaba quitándose de lo que le estorbaba en su visión buscando y dirigiéndose en verdad a Dios. Y aquí comienza el misterio de esta frase: ¿Por qué me has desamparado?

V.- ¿Por qué me has desamparado? El Dios de él, el que lo amó desde toda la eternidad lo desamparó, el Dios de toda consolación no consoló al hijo ¡lo desamparó!. A Jesús, habiendo sido humanado en toda la extensión de la palabra, es decir, estando en la condición de hombre, le dolió mucho esta separación. Vean bien la expresión: No dijo ¿Porque mis discípulos me dejaron solo? No dice ¿Porque se burlan de mi o porque me pusieron esta corona de espinas que hieren mi carne? NO, su tristeza, su clamor tienen que ver con Dios. ¡Dios mío”, ¡Dios mío! Su gran dolor es porque su padre lo desamparó. Para él lo más importante no era la fama “tírate de este pináculo y creerán en ti”, tampoco la riqueza y el poder “todo esto te daré si postrado me adorares”.  No fueron los azotes y las burlas lo que más le provocó dolor,  sino lo que le dolió en lo más profundo de su alma fue que Dios su padre lo desamparó. Lo más importante para nuestro Señor era su relación con Dios. ¿No es impactante? Analiza y piensa porque a veces a nosotros nos parece tan poca cosa nuestra relación con Dios. ¿Cómo está tu relación con Dios en estos momentos?

VI.¿Por qué a mi? Aquí llegamos al corazón de la cruz, para captar el peso de esta frase veamos quien es el que esta clamando: es Cristo mismo, en el original en griego esta parte se traduce así “Porque a mí ha desamparado? Podemos entender porque están ahí los ladrones, por que Judas merecía el castigo…por que nosotros…pero ¿Jesús? El hijo de Dios, puro y perfecto, santo, justo e inocente, el que nunca pecó, el que siempre hizo el bien, aquel de quien Dios dijo “Este es mi hijo amado en quien tengo complacencia” fíjese bien el está diciendo porque me has desamparado ¿Por qué a mí? Y miren que desamparado es una palabra fuerte, según el diccionario significa “Abandonar, dejar sin amparo ni favor a alguien que lo pide o lo necesita” y esto es lo inaudito del calvario, Dios dejó sin amparo a su hijo. Note que la palabra amparo es un término judicial, sin amparo el peso de la ley cae sobre alguien con toda su fuerza. Esto es lo que lo hizo gritar así, esto es lo que más le dolió, más que cualquier otro sufrimiento en la cruz, la corona de espinas y los clavos –con todo respeto y reverencia lo digo – no fueron nada comparado con el hecho que el padre lo desamparó, ¿Han notado que en los evangelios no hay mención de que Cristo haya gritado cuando estaba siendo clavado en el madero?, lo que más le dolió, los sufrimientos de su alma eran porque su padre lo abandonó, no le favoreció, el sufrió toda la ira de Dios en su vida. El fue hecho maldición por nosotros, el fue hecho anatema pero…¿Por qué? Nos remitamos a el libro de los Salmos el capitulo 22.

El salmista nos da tres razones:

En primer lugar:  “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?    ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación y de las palabras de mi clamor?  Dios mío, clamo de día y no respondes;   y de noche no hay para mí descanso.  Pero tú eres santo” Dios desamparó a su hijo porque Dios es santo, por su santidad su justicia es inflexible, no hace acepción de personas, Dios es santo y puro y no tolera el pecado ni aun en su hijo, y esto es lo que sucedió en la cruz, “Dios cargó en él el pecado de todos nosotros”, “Al que no conoció pecado por nosotros lo hizo pecado”, él fue hecho maldición por todos nosotros. Por esto Dios desamparó a su hijo, por estar cargado con los pecados míos y tuyos … ¿Escucharon bien? El fue hecho maldición por nosotros “y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido, el castigo de nuestra paz fue sobre él y por su llaga fuimos nosotros curados, todos nosotros nos descarriamos como ovejas mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” Estos pecados lo hicieron ver como pecador, ante los ojos de Dios Cristo era un pecador, !Como si Cristo hubiera hecho el mal, como si él hubiera sido rebelde y desobediente a Dios!.

En segundo lugar: El aposto Pablo nos dice en Romanos 6:23 “Porque la paga del pecado es…Muerte”, Dios desamparó a su hijo porque Cristo estaba pagando por nuestros pecados y poniendo su vida en lugar nuestro, estaba recibiendo el pago por nuestros pecados. La paga del pecado es muerte, muerte física Si, pero sobre todo muerte espiritual, la muerte física separa el alma del cuerpo, pero la muerte espiritual es más terrible porque separa el alma de Dios. Miren lo que dice 2ª Tesalonicenses. 1:6-9 “Estos sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la Gloria de su Poder” a esto le conocemos como la muerte segunda, esto nos explica porque será el lloro y el crujir de dientes, eso es lo terrible del infierno, Dios ya no está para auxiliarnos, lo terrible del infierno no es la sed abrazadora, ni la oscuridad o soledad que puedas sentir, no son los tormentos o las llamas, lo terrible es que ya fuimos excluidos de la presencia del señor y de la gloria de su poder. Jesús fue desamparado para que nosotros fuésemos amparados.

En Tercer Lugar: Fue desamparado para la alabanza de la Gloria de su gracia. Miren lo que dice aquí en Juan 17:1 “Estas cosas hablo Jesús y levantando los ojos al cielo dijo: Padre la hora ha llegado, glorifica a tu hijo, para que también tu hijo te glorifique a ti”.

Entendamos un poco esto, a lo último de la historia, después del juicio, cuando todo este juzgado y nosotros hayamos sido transformados, vamos a saber todo y habrá un cántico que saldrá de continuo de nuestras bocas será un cántico de alabanza, escuchen bien vamos a cantar así: “Al que está sentado en el trono y al cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder por los siglos de los siglos” Apocalipsis 5:13 por eso Dios desamparó al hijo cerca de la hora novena del calvario. Este clamor como ya es sabido estaba profetizado  1000 años antes en el libro de los salmos, el salmo 22, pero hay que notar que este salmo que inicia como un clamor no termina siendo así, termina como un grito de victoria, el salmo termina de la siguiente manera:

“Los que teméis a Jehová, alabadle; Glorificadle, descendencia toda de Jacob, Y temedle vosotros, descendencia toda de Israel.  24 Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido, Ni de él escondió su rostro; Sino que cuando clamó a él, le oyó.   25 De ti será mi alabanza en la gran congregación; Mis votos pagaré delante de los que le temen.  26 Comerán los humildes, y serán saciados; Alabarán a Jehová los que le buscan; Vivirá vuestro corazón para siempre.  27 Se acordarán, y se volverán a Jehová todos los confines de la tierra, Y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti. 28 Porque de Jehová es el reino,  Y él regirá las naciones.  29 Comerán y adorarán todos los poderosos de la tierra; Se postrarán delante de él todos los que descienden al polvo,    Aun el que no puede conservar la vida a su propia alma.  30 La posteridad le servirá; Esto será contado de Jehová hasta la postrera generación.  31 Vendrán, y anunciarán su justicia;  A pueblo no nacido aún, anunciarán que él hizo esto.”

¡Gloria al señor nuestro Dios!. De esto se trata este grito.

Conclusión:
1.- El hecho que Jesús grito al sufrir en agonía significa que él es hombre como nosotros y por tanto puede compadecerse de nuestras debilidades el es un intercesor perfecto y podemos acudir a él cuando estemos pasando por situaciones que nos aflijan.
2.-El pasó por el valle de sombra y de  muerte por lo cual es posible que tu también pases por esto, es mas muy probablemente en estos momentos te encuentres en una situación que parece que Dios se ha alejado de ti. Parece que el salmo 42 y el salmo 43 fueran palabras tuyas “Porque te abates alma mía y se turba tu corazón dentro de mí?, los demás dicen: Donde está tu Dios? Y tú también te haces esta misma pregunta, a lo mejor esos problemas o esa enfermedad te hagan reaccionar así, has llegado a un punto en tu vida que los pecados que te asedian te hacen tener problemas con tu familia, problemas en tu trabajo, problemas de empleo y reaccionas y dices creo que Dios no me ama, el está muy lejos de mi. “No hay luz en tu camino” como dice la escritura, por razones sabias Dios permite que pases por estas situaciones Cristo paso por ahí y debes tener la certeza que Dios te ama, Dios está con nosotros. Pon tus ojos en Cristo sigue su ejemplo perseverando hasta el final.
3.- Si Jesús oró a Dios, nos enseña que debemos dirigirnos a él y a nadie más con absoluta confianza cuando nos sintamos abandonados, cuanto más dura la prueba más debe ser tu oración y mayor tu confianza en Dios.
4.- El hecho que Jesús Sufrió nos garantiza que el Señor Jesús ya pagó por nuestros pecados, ya no queda nada más que hacer el sufrió los tormentos que nosotros merecíamos. Como creyente puedes tener la plena seguridad que tu corazón ahora por medio de él es puro y estas perdonado porque CRISTO lo hace posible. Nunca dudes que el rescate fue eficaz.
5.-El desamparo del hijo prueba que él te va a desamparar a ti si tienes por poco el sacrificio de su hijo y no obedeces al evangelio de Dios. ¿Estás entendiendo bien tú que hoy no tienes la certeza de tu salvación?… Tenlo por seguro si sigues sin arrepentirte por ese camino que llevas, si sigues obstinado en no creer en Cristo para tu salvación, no tendrás perdón ni protección en el día del juicio. No pienses que al final de alguna forma Dios te va a perdonar, no pienses que al final tendrás otra oportunidad, no será así “Hoy es el tiempo aceptable, hoy es el día de salvación”, no digas Dios es amor no creo que me condene, si,  él es amor pero también es santo y justo y su justicia es inflexible “El que no cree en el hijo ya ha sido condenado”, arrepiéntete hoy y sigue a Cristo.
6.- El hecho que Nuestro Señor sufrió así por nosotros nos debe llevar a glorificarle más y más cada día con nuestras vidas, debemos vivir una vida de gratitud de alabanza y de gloria a su nombre.

“Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”

Anuncios

Comentarios en: "El grito de la cruz." (1)

  1. HACE poco reflexione sobre estas palabras, intente saber que fue lo que sintio JESUS en ese momento. paso mucho tiempo para asimilarlo lei una y otra vez estos versiculos:Los Salmos Capítulo 22

    22:1 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?
    ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?
    22:2 Dios mío, clamo de día, y no respondes;

    UN DIA DESPERTE SOBRE SALTADO DE UNA PESADILLA SOÑE GRAN PARTE DE MI PASADO FUE COMO QUE EN ESE SUEÑO HUBIESE OTRA VEZ QUEDADO ATRAPADO, LITERALMENTE AL DESPERTAR SENTI QUE DIOS NO ESTABA CONMIGO Y SENTI UN GRAN VACIO DENTRO DE MI, ME SENTI CON GRAN TEMOR Y DESESPERACION. DESPUES DE DESPERTAR BIEN ME DI CUENTA QUE TODO HABIA SIDO UN SUEÑO Y LLORE COMO UN NIÑO Y SOLO EL PENSAR QUE EL SE VALLA UN INSTANTE DE MI VIDA ME DA VERTIGO.

    hoy que leo todo esto vuelvo a revivir aquella experiencia y es cuando imagino lo doloroso que debio haber sido para JESUS sufrir esa separacion en la carne. y mas por que EL siempre vivio desde la eternidad con el PADRE.
    LO QUE NOSOTROS LOGRAMOS PERCIVIR REALMENTE ES POCO CON TODO LO QUE VIVIO CRISTO POR AMOR A NOSOTROS.

    PERDON POR ALARGARME TANTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: