Editor: Esdras Mendoza Rios

Mentes encajonadas.

Recuerdo algunas reuniones de oración, la cual tuve el placer de dirigir…. Reuniones de oración, que son generalmente de 10 o 20 hermanos, al pedir los motivos de oración, la gente comenzaba pedir: “por la tía Juana que se cortó un dedo y ahora ya se le infecto”; “por el bebé que no aprende a caminar todavía”… “Hermanos les pido oración por mis plantitas del jardín…” o “Por  mi prótesis dental que se me olvida siempre ponérmela y como hoy que no la traje pues no podré orar.”

Y así sucesivamente eran los pedidos de oración, aclaro, que ya no se hacen,  y eso pasaba aunque usted no lo crea. El que preside pide  que alguien comience orando o dando un testimonio y nadie se anima, únicamente,  o se miran unos a otros,  o desvían la mirada para no encontrarse con la del director del programa.

Se hace un largo silencio incomodo solo para que sea roto por la oración del líder o del pastor quien volteando a ver con el rabillo de un ojo por si acaso hay un valiente… y como nadie lo hace, comienza orando: “Señor qué gozo que tenemos de estar juntos. Sentimos tu presencia moviéndose ya entre nosotros y animados oramos, ya que venimos con una fe poderosa para mover las montañas.” Amén.

Luego se ponían a orar uno por uno:

La Hna. Cleo decía algo así como: “Padre, ayudameeeeee, sálvame, ven pronto Señorcito mioooooo, llévame a tu presenciaaaaaa”

Y Sólo porque no se escuchaba una voz del cielo, sino oiríamos algo así: “Cuando cambie de actitud la oiré”

Luego tocaba el turno de don Parli, quien comenzaba a orar, orar y orar en una extensa palabrería de “clichés” de corte “evangélico-espiritual”. Los demás hermanos a los diez minutos comenzaban a mirar sus relojes, bostezar, conversar con el hermano de al lado. Otros más atrevidos sacaban su agenda y comenzaban a hacer las anotaciones de lo que debían hacer al otro día en sus trabajos; eso era “para ganar tiempo” Luego de veinte minutos. Terminaba rematando con mucha fe: “Señor, gracias porque no se me ponchó la llanta de la bicicleta cuando fui a comprar los dos kilos de papas a la feria. Te pido que cuides mi bicicleta de todo vidrio, clavo oxidado y elemento satánico que el enemigo ponga en mi camino. Amén”

Pero que tal Hno. Presu: “Señor, gracias porque me prosperaste y de 4 mil pesos de sueldo me ascendieron a 12  mil quinientos por mes, gracias por prosperarme con mi coche cero kilómetros…bla bla bla”

Se oía al fondo del salón la voz del Hno. FolsEspirit quien desde hacía varios meses no puede “tragarse” al hermano Presu y entonces orando decía “Señor, gracias porque lo importante no es lo material porque el dinero va y viene y se lo comen los gusanos, pero lo importante es la fe, el amor y la esperanza.” Y casi interrumpiéndolo, se oía la voz de Superamigo de Presu. Quien refutaba “Señor, el diablo se ha metido en nuestra iglesia, te pido que lo arranques y se vaya al abismo, quita a los falsos de en medio nuestro.” y por fin, cerraba el pastor con una oración: “Señor, hemos sentido tu presencia en medio nuestro. Gracias por tu amor y porque estamos juntos en unidad. Amén.”

¿Y qué podemos decir de algunas oraciones de jóvenes que parecen de extraterrestres más que de gente normal? Jóvenes con una gran formalidad que no es propio en ellos, tienen sus reuniones tales que, al venir uno nuevo sale corriendo diciendo: “socorroooooo, “grises” a mi vista·aaaaahhhhh”. El joven que asistía por primera vez veía con sus propios ojos lo que siempre había visto en videos en las series de  “Expedientes Secretos X”.

Al imitar a los demás, en este caso, a los adultos, dejan de ser ustedes mismos,  se pierden, se falsifican, se copian, se llenan de hipocresía y, ante su falta de autenticidad, pone el tradicional invento que no falla “El piloto automático”, se robotizan, se vuelven “mentes de esclavos”

 

Piloto Automático Encendido.

El esclavo es un mediocre en su formación y servicio, y también se convierte en “merolico”, el esclavo no se prepara. Repite como perico, toman el “micrófono” y empiezan a decir cuanta barbaridad se le cruza en la cabeza.

La palabra mediocre quiere decir: “a mitad de camino”

Los miembros con mente de esclavo dicen: “La actividad (velada, escuela dominical, etc) empezará a las 8 de la noche….”ok…llegaré 8:30”, los maestros esclavos no preparan sus clases, los predicadores esclavos repiten siempre los mismos mensajes, los evangelistas esclavos dicen y hablan sin parar, sin decir mucho. Cuando el adorador esclavo comienza a dirigir la reunión, comienza a repetir de memoria todo lo que sabe, entrando casi en un “estado de trance”, ponen el piloto  automático: ¡alabe a Dios!, ¡Quien vive!, ¡quien reina!, ¡quién es Señor! y cuando no saben qué decir: ¡aplaudan al Señor! Cuando dirigen la alabanza, hacen oraciones de memoria que ni ellos creen, al mismísimo estilo de los grandes cantautores del momento, ya tienen todo aprendido. Adquieren lo último en “tecnología” de palabras de moda.

¿Frescura en la Palabra?  ¿Unción y guía del Espíritu Santo? jAh. No, ese «plug in» todavía no lo adquieren.

El “masomenismo” en vez de la excelencia, es característica del esclavo, y la ley del mínimo esfuerzo el lema de sus vidas.

Cómo hacer de nuestra actividad algo hermoso y excelente.

“Una de las metas que debemos lograr es poder hacer de la excelencia nuestro estilo de vida.”

HAZ QUE TU TAREA SEA DIVERTIDA:

Ten una atmósfera positiva, alegre, hermosa, divertida y a la vez responsable. Que la gente lo pase bien en tu “tren”, en tu área. Quita toda tensión, todo legalismo.

PREPARATE LO MÁS QUE PUEDAS:

Busca más del Espíritu Santo. Lee cuanto más puedas, estudia la Palabra, ora mas, da más, busca CD’s de mensajes, libros, conferencias que te inspiren a buscar más del Señor. Cuanto mejor preparado, mejor. Hay un potencial dormido en nosotros todavía, podemos hacer las cosas mejor aún, podemos dar más, y podemos ejercer los dones que un día enterramos bajo tierra y que aún deben despertarse en nosotros.

SE CARIÑOSO y CUIDADOR:

Le gente necesita una mano, un llamado, que lo busquen en el culto, que le pregunten por su vida, una oración, un abrazo, un estimulo. Recuerda que hay una autoridad que viene por delegación, y es la que el pueblo te da por tu tarea y el fruto del Espíritu que hay en tu vida.

SATISFACE LAS NECESIDADES BÁSICAS DE TODO CREYENTE:

– Ser reconocido y valorado

– Sentirse útil

– Sentir que crecen espiritualmente

QUITA DE TU BOCAS FRASES COMO ESTAS

Nunca lo hicimos así. Eso no es evangélico.
Nos van a confundir con los pentecostales. Nos van a confundir con los Testigos de Jehová.
No tenemos dinero en la tesorería. Es muy grande para nosotros.
Es muy peligroso. No podemos.
No estamos preparados. Qué va a pensar la gente.
Esperemos un poco más.

 

CONCLUSION:

 

YA SOMOS LIBRES…DEJEMOS DE PENSAR COMO ESCLAVOS

 

¿Cómo saber si pienso como esclavo?

El que tiene mente de esclavo opina de todo y dice cuanto se le ocurre en la cabeza. Es esa gente que dice: “¿Para qué prepararse?, total paso al frente y haber que me sale”. Es gente que sabe cómo salvar al País económicamente, sabe cómo podemos ganar el mundial. Es gente que tiene la llave del avivamiento, que tiene aun las respuestas de qué significa “el cuerno del tercer dragón del segundo abismo del Apocalipsis”.

Gente que no se deja enseñar. “Si ya lo sé…”  o “gracias por recordarme hermano lo que ya sabía”; Todo ya lo sabe, ya lo tenía, es más, fue idea de él.

Basta ver una iglesia muerta para darse cuenta de por qué está muerta: ¡porque sus lenguas están vivas!

“Pero no para anunciar las virtudes de aquél que nos llamo de las tinieblas a su luz admirable”

¡Todo critican! Nada les satisface, ¡Esto se pudo haber hecho mejor!, son los últimos en cooperar con su tiempo, dinero o esfuerzo, pero son los primeros en cuestionar lo que se hace.

Son como esos “teólogos” que se reúnen a debatir los avivamientos y los tiempos, o filosofan sobre la pobreza en el mundo y ni siquiera dan de comer al pobre que vive en frente de su casa, o debaten de teología cuando tienen iglesias muertas, y en vez de resucitar sus propias congregaciones, quieren “salvar” a las que están haciendo algo.

Los cristianos que no viven bajo la libertad del evangelio, viven pensando aún como esclavos…Son los cristianos que juegan al supermercado, pero no tienen pan para comer; juegan a la guerra espiritual, pero no matan a nadie; juegan a la iglesia del Señor,  pero no siembran la semilla, lo único que Si les funcionan bien son sus largas escopetas que cargan con sus lenguas y le disparan a todo lo que se mueva…a lo que tenga vida.

“Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos: herederos de Dios y coherederos con Cristo.” Romanos 8:15-17

Cuando esto pase, tu forma de orar nunca más será la misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: