Editor: Esdras Mendoza Rios

Archivo para la Categoría "Bosquejos para predicar"

Urias: la historia detrás del hecho.

CristoMuriopormiDeseo de poder transformar imágenes de mi mente, chispazos fugaces y luces refulgentes que pasan frente a mí en fracciones de segundo, en palabras. Así llega la inspiración, creo, de improviso, y si no te tomas el tiempo de escribir para describir y explicar dichas imágenes, éstas se esfuman y posiblemente no regresen, es por eso que heme aquí escribiendo, tratando de expresar lo mejor posible las escenas como de película que se suceden unas tras otras.

¿Cómo empezar a armar todas estas representaciones si una imagen vale más que mil palabras, y yo no soy muy diestro con mis dedos que digamos?  Pero haré el intento porque siento una urgencia por hacerlo, como si algo quisiera salir a la luz y únicamente lo puede hacer a través del nacimiento de una idea.

(más…)

Yo soy el pan de vida.

1256011832453_fDesierto de Sin

“Salieron del Mar Rojo y acamparon en el desierto de Sin.  Números 33:11

Salieron al desierto y murmuraron

A diferencia, hermanos, de la vez pasada que el pasaje de Éxodo respecto de Números fue tan magro, hoy es bastante abundante. Entonces, vamos allí al pasaje correspondiente en el libro de Números 11:33. Hoy llegamos a la octava estación, después de Ramesés, Sucot, Etam, Pi-hahirot, Mara, Elim y Mar Rojo. Dice Números 33:11: “Salieron del Mar Rojo”; esa palabra siempre es bienaventurada. Siempre el salir es por fin poder superar una situación; eso es lo que quiere decir salir de una estación hacia otra, de una jornada a otra; es poder superar cosas que cuando se llega allá parece que no las podríamos superar, pero al fin salió. Dice la Palabra que las salidas eran porque la nube había considerado que ya era el momento de levantarse y de conducir a su pueblo. Claro que lo conduce a otra situación de la cual también habrá que salir después; vamos saliendo y acampando, saliendo y acampando. “Salieron del Mar Rojo” y tenemos presente lo que se estudió la vez pasada, “y acamparon en el desierto de Sin”. Aquí ya la palabra desierto, es una (más…)

La etapa “adolescente”

adolescenciaMAR ROJO

“Salieron de Elim y acamparon junto al Mar Rojo.  Números 33:10

El Mar de Cañas

En el hebreo sigue siendo la expresión que se ha usado desde el principio, Yam Sof o Mar de Cañas o Mar de Juncos, pero obviamente que es lo que hoy día se le llama el Mar Rojo. La Septuaginta lo llama en el griego Talace Eritram, o sea Mar de Eritrea. Hoy en día Eritrea es un país que queda al sur del Sudán y al norte de Etiopía, que da justamente sobre lo que hoy se llama el Mar Rojo; ese mar se le llamaba el Mar de Eritrea. (más…)

Ministerios en la Iglesia.

iglesia21E L I M

“Salieron de Mara y vinieron a Elim, donde había doce fuentes de aguas, y setenta palmeras; y acamparon allí”. Números 33:9

El oasis de las fuentes de aguas y palmeras

Proseguimos un paso más en las jornadas del pueblo hebreo por el desierto. En medio de esta serie de jornadas o estaciones del pueblo de Dios por el desierto, es hermosísimo saber que también hay estaciones de esta clase, como la que vamos a ver hoy, y especialmente después de MARA. Habíamos visto lo relativo a Ramesés, luego Sucot, posteriormente Etam y en seguida Pihahirot y por último lo relativo a Mara. Leemos en Números 33:9: “Salieron de Mara”. ¡Aleluya! O sea que se puede salir de Mara. Mara es amargura, es prueba, dificultad, pero se puede salir. “Salieron de Mara y vinieron a Elim, donde había doce fuentes de aguas, y setenta palmeras; y acamparon allí”. Ese es el verso epígrafe: Salieron de Mara y vinieron a Elim. Eso ya estaba ahí antes de que ellos llegaran. ¿Ustedes creen que Dios no había predestinado ese oasis (más…)

¡Toma tu cruz y sigueme!

caminojesuscruzM A R A

“Salieron de Pi-hahirot y pasaron por en medio del mar al desierto, y anduvieron tres días de camino por el desierto de Etam, y acamparon en Mara. Números 33:8

La experiencia de las aguas amargas

Vamos a leer el verso en Números capítulo 33:8. Hemos considerado lo relativo a Ramesés, Sucot, Etam y Pi-hahirot, todas estas experiencias de frontera, pero ya a partir de aquí el pueblo se empieza a introducir un poquito más en el desierto y dejar Egipto. Dice el versículo 8: “Salieron de Pi-hahirot y pasaron por en medio del mar al desierto, y anduvieron tres días de camino por el desierto de Etam, y acamparon en Mara”. Estaban en Egipto, esclavos; cuando eran esclavos tenían pepinos (eso era lo que les decía el diablo, no que era mejor seguir siendo esclavos), ajos, cebollas, carne; pero salieron de Egipto, salieron de Pi-hahirot, y pasaron por en medio del mar al desierto. Acababan de ser librados y el Señor no tuvo ningún reparo en que anduvieran un tiempo por el desierto. En el desierto hay distintas experiencias.

Uno pensaría, ahora que me convertí al Señor, desde este momento todo va a ser (más…)

Traspasando la frontera

JuncosPI-HAHIROT

“Salieron de Etam y volvieron sobre Pi-hahirot, que está delante de Baal-zefón, y acamparon delante de Migdol”. Números 33:7

Localidades fronterizas

Leamos Números, capítulo 33, versículo 7. Ya hemos visto Ramesés, luego  Sucot Etam. Hoy, con la ayuda del Señor, vamos a ver lo relativo a Pi-hahirot. En esa cita, leemos: “Salieron de Etam y volvieron sobre Pi-hahirot, que está delante de Baal-zefón, y acamparon delante de Migdol”. Noten que estas primeras etapas son todas fronterizas, son cuestiones que acontecen en la frontera de Egipto y del Sinaí; es decir, que se refieren a las primeras etapas y se relacionan con las experiencias que suelen darse al inicio de la caminata cristiana; no quiere decir que más adelante no puedan darse también, pero son acontecimientos espirituales típicos en los inicios. (más…)

¿De qué me libra Jesucristo?

GINO IAFRANCESCO V.
 
“De Ramesés salieron en el mes primero, a los quince días del mes primero; el segundo día de la pascua salieron los hijos de Israel con mano poderosa, a vista de todos los egipcios”. Números 33:3

c3a9xodo-1Ramesés

el mundo de donde salimos…

Basado en el libro del Éxodo, hoy vamos a detenernos en la consideración de Ramesés. Vamos a considerar los cuatro primeros versículos del capítulo 33 del libro de Números, incluso hasta la mitad del cinco. Estamos entonces mirando las jornadas del pueblo de Dios, Israel, en el desierto, lo cual se escribió para nuestra enseñanza, y sucedieron como ejemplos para nosotros, para amonestarnos a nosotros; de modo que no estamos leyendo solamente una historia del pasado, sino que, a través de la historia del pasado, estamos leyéndonos a nosotros mismos, leyendo nuestra propia experiencia espiritual.

Ramesés, el punto del cual salieron por primera vez; pero para que podamos entender y sacar provecho de las próximas entradas, que con la ayuda del Señor, se deben considerar, debemos tratar de comprender de una manera más amplia, y no superficial, lo que significa haber estado en Ramesés. A veces cuando no tenemos conciencia del lugar en el cual (más…)

Pero tengo algo contra ti…

Pero tengo algo contra ti: Que has dejado tu primer amor…

Siempre he escuchado que la frase “tu primer amor” se refiere a esa euforia que nos caracterizó al principio de nuestra conversión, a ese entusiasmo de contarles a todos los que nos ha sucedió, a que las manos nuestras eran las primeras que se levantan cuando se pedía ayuda, y así se ha manejado…pero:

¿Puede alguien que ha perdido su entusiasmo y pasión “Trabajar arduamente”?

¿Así mismo alguien desmotivado puede tener “Mucha paciencia”?

¿Puede alguien que se cuida hasta del más mínimo detalle guardarse al punto de “No soportar a los malos”?

¿Puede alguien que no se ha propuesto escudriñar las escrituras descubrir el engaño “de los que se dicen ser apóstoles y no lo son y hallarlos mentirosos”?

¿Pueden estas personas sufrir? ¿Y  no desmayar?

No, yo creo que no, más bien me parece que la critica va mas enfocada precisamente al “enfoque” de nuestras actividades, ¿Por qué trabajas tanto? ¿Qué te motiva a saber tanto de la Palabra? ¿Es amor hacia Dios o es querer alcanzar un grado de intelecto más allá del promedio de los demás?

Trabajas para el Reino de Dios o trabajas para que te notes. Dice la Palabra “Nada hagáis por contienda o por vanagloria.” Que te motiva a actuar, crear una ola de choque con que derribes a los demás cuando reciban el golpe en la cara de la muestra de tu talento y trabajo. O “pararte el cuello” al recibir el reconocimiento y crédito, al recibir tú los aplausos que son para Dios.

¿Deseas ser reconocido por los demás como una persona piadosa? (más…)

Corazón generoso

El Diezmo.

El día de hoy vamos a hablar de un tema que es bastante relevante para la vida del creyente, para la vida de la iglesia y también para la vida de los no creyentes y de todas las personas en general.

Y a pesar que este es un tema del consumo de la comunidad cristiana parece que existe mucha desinformación o mucho recelo por parte de muchos respecto al mismo. Sobre todo en estos últimos tiempos donde mucha gente descontextualiza y ponen la información en una posición que bíblicamente hablando no es la correcta. Hablar sobre el diezmo…yo rehúyo hablar del tema, no porque no sea bíblico ni que no tenga importancia, sino que mi perspectiva sobre el mismo dista mucho a veces de lo que las personas esperan cuando vienen a mi y me cuestionan sobre el diezmo, pareciera como si estuviéramos en canales diferentes, yo parto de una perspectiva diferente ¿Qué significa esto? Vamos a ver en Proverbios 3:9-10 QUE DICE: “Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos; Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto.”

Personalmente creo que cuando una persona se convierte en cristiano por medio de la poderosa sangre de Jesús que limpia y perdona nuestros pecados, esta persona, de manera natural empieza a cultivar desde lo profundo de su corazón un sentido de generosidad es como si empezáramos a entrar en un proceso conforme al corazón de Dios. Y desde luego en la Biblia encontramos como Dios interviene con seres humanos, con el hombre, para mostrar su generosidad para con nosotros.

Toda esa generosidad se transmite en un momento solemne dentro del culto en la iglesia y es precisamente en el acto de ofrendar y en el acto de diezmar cuando manifestamos ese sentido de generosidad que se va desarrollando en nosotros.

Lamentablemente muchas veces hay un desconocimiento pleno de lo que las escrituras enseñan al (más…)

Fe ¿mágica?

Mis ojos ven lo que puede ser el presagio de una tormenta…nubarrones se empiezan a formar y se oye el silbido del viento incrementando su velocidad a medida que pasa el tiempo… ¿Preocuparse? Porque deberíamos…ya nos es la llovizna ligera a la cual ya estamos acostumbrados, gruesas gotas golpean con fuerza nuestras caras…subo unos dos metros y de repente estamos dos metros abajo y así con cada paso del tiempo nuestro paso también es rítmico y las ondas implacables… ¿Preocuparse? Porque deberíamos…El agua nos llega dentro del bote hasta los tobillos y por más que nos esforzamos el nivel sigue subiendo a pasos agigantados… ¿Preocuparnos? Porque deberíamos…Después de todo en la barca va el maestro…aunque duerme.

¡Maestro, maestro…que perecemos!

Se oye muy chistoso ¿no? Decimos tener confianza…pero llegado un punto ¡corremos y gritamos como los demás!

Jesús calma la tempestad
(Mt. 8.23-27; Mr. 4.35-41)

22 Aconteció un día, que entró en una barca con sus discípulos, y les dijo: Pasemos al otro lado del lago. Y partieron.
23 Pero mientras navegaban, él se durmió. Y se desencadenó una tempestad de viento en el lago; y se anegaban y peligraban.
24 Y vinieron a él y le despertaron, diciendo: ¡Maestro, Maestro, que perecemos! Despertando él, reprendió al viento y a las olas; y cesaron, y se hizo bonanza.
25 Y les dijo: ¿Dónde está vuestra fe? Y atemorizados, se maravillaban, y se decían unos a otros: ¿Quién es éste, que aun a los vientos y a las aguas manda, y le obedecen?

Pues bien, muchas veces este pasaje ha sido predicado dentro del tópico “La Autoridad de Jesús” y es correcto, puesto que habla de su autoridad al hacer cesar la tempestad y esta le responde inmediatamente haciéndose una gran bonanza, luego sigue con la salvación del endemoniado gadareno, luego la resurrección de la hija de Jairo y el no menos celebre pasaje de la mujer que toca el manto de Jesús y queda sana, estos pasajes claro que nos evidencian su autoridad. (más…)

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 29 seguidores